Páginas vistas en total

jueves, 7 de enero de 2016

Los peligros del desplome del mercado bursátil chino.Por KEN BROWN encontrado en el WSJ

Los peligros del desplome del mercado bursátil chino




Nota del autor del blog:
 Me parece que si hubiera devaluación del yuan ayudaría a las compañías exportadoras chinas  y sus acciones se apreciarían como sucede en Europa pero en China, al revés las acciones  también caen. y eso sucede porque están sobre valuadas.

http://lat.wsj.com/articles/SB10406843517564543344004581464412243951554?tesla=y






PHOTO: EUROPEAN PRESSPHOTO AGENCY


Por KEN BROWN


jueves, 7 de enero de 2016 13:25 EDT
La venta generalizada de acciones en China del jueves tuvo más que ver con la economía del país que con su mercado bursátil.

El mercado se hundió, y fue cerrada, debido a la decisión de Beijing de devaluar aún más su divisa. Eso en sí está enviando un mensaje sombrío a los inversionistas: todos los esfuerzos del gobierno por estimular la economía simplemente no están funcionando.


Una devaluación de la divisa es considerada como el último recurso para impulsar las exportaciones. El temor es que China no pueda mantener sus metas de crecimiento mientras intenta trasladar el peso de su economía de la manufactura a los servicios.

Para los inversionistas individuales chinos, los cuales impulsan el mercado, esta pérdida de confianza los ha motivado a guardar sus ahorros en efectivo o tratar de sacar su dinero del país. No hay una razón válida para mantener sus inversiones en acciones chinas, donde las ganancias se están debilitando, si también tienen que enfrentar una lucha desigual con el yuan.


Desde mediados del año pasado, la principal razón para comprar acciones chinas fue la creencia de que Beijing impulsaría al mercado, sin importar el costo. Si los inversionistas creen que Beijing no puede o no quiere hacerlo, el argumento básico para comprar acciones se cae.


El declive en la divisa también expone las contradicciones en la política gubernamental de China. Beijing ha prometido mantener la estabilidad del yuan como parte de su esfuerzo para que este fuera seleccionado como divisa de reserva por parte del Fondo Monetario Internacional. Pero apenas obtuvo ese ese estatus, el banco central Chino bajó la divisa.

El año pasado, Beijing trató de impulsar a la economía y resolver algunos de sus problemas de deuda al impulsar un auge en el mercado bursátil. Cuando este fracasó, trató de mantener a las bolsas estables y a la vez darle a la economía un impulso al devaluar el yuan. El problema es que una divisa debilitada hace que las acciones no sean tan buen negocio. Los inversionistas dicen que Beijing no puede tener ambas cosas a la vez.

Claro, hay que considerar que los encargados de trazar las políticas en Beijing están en una posición nada envidiable. Debido a que su divisa estaba más o menos ligada al dólar, esta ha subido frente a la de la mayoría de sus competidores globales. Eso ha hecho que las exportaciones sean más costosas. Recientemente, el país cambió si indicador de referencia a una canasta de divisas, lo que le da más flexibilidad. No obstante, esa medida fue tardía y devaluar ahora en base a este cambio se ve mal.

Otro problema es la volatilidad del mercado chino. Aunque la adición de “circuit breakers”, los sistemas que interrumpen la cotización de la bolsa si esta cae por debajo de un umbral predeterminado, fue un buen paso y pone al sistema a la par con los mercados occidentales, China no tuvo en cuenta las fuertes oscilaciones de su mercado cuando fijó el umbral.

Nota del autor del blog. No tuvieron en cuenta el corretaje de alta frecuencia.

Después del desastre del jueves, el regulador de valores de China suspendió el nuevo mecanismo, el cual ha estado en el centro del las turbulencias del mercado.

Bajo el nuevo sistema, que entró en vigencia el lunes, el corretaje en China se detendría si el mercado caía en 7%, lo cual hizo en la primera media hora de corretaje el jueves. El lunes, el corretaje fue suspendido después que las acciones cayeron 5% y cuando se reanudó, descendieron a 7% en cuestión de minutos.

En el mercado estadounidense, que es mucho más dócil, las acciones necesitan caer 20% para que el mercado cierre. Para efectos prácticos el “circuit breaker” chino fijó en piedra las pérdidas del día. Los inversionistas, viendo un rápido declive, apuraron agravaron el pánico al deshacerse de acciones antes que el mercado se cerrara, quitándole la posibilidad de que se afianzara una recuperación. Así mismo, aún quedan miles de millones en préstamos de margen en circulación, lo cual acelera las caídas.

Aunque se invierte poco dinero extranjero en la bolsa china, las caídas de esta semana son importantes para los inversionistas occidentales y para China por dos razones. Primero, expone la incomodidad de Beijing con los mercados, es decir aquellos que no puede controlar.

Segundo, las empresas occidentales aún inyectan miles de millones en inversiones directas en China cada año, debido a que las compañías creen que pueden beneficiarse del rápido crecimiento de China. Si ellos no creen en el crecimiento, el flujo de efectivo se secará.


Para los líderes chinos, lo que realmente importa es el crecimiento económico y no el mercado bursátil. En algún momento tendrán que abandonar sus sueños de mercado alcista y enfocarse en la economía, lo que significa que las acciones y el yuan podrían caer aún más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario