Páginas vistas en total

lunes, 21 de diciembre de 2015

Odebrecht, un símbolo del auge y la caída de la economía brasileña.// Por Will Connors y Paul Kiernan encontrado en el WSJ

Odebrecht, un símbolo del auge y la caída de la economía brasileña


http://lat.wsj.com/articles/SB11467278520540303943704581428683862256272?tesla=y


 Marcelo Obedrecht llega a una comparecencia el 1 de septiembre.

Marcelo Obedrecht llega a una comparecencia el 1 de septiembre. PHOTO: HEULER ANDREY/AGENCE FRANCE-PRESSE/GETTY IMAGES

Por Will Connors y Paul Kiernan

Lunes, 21 de Diciembre de 2015

0:08 EDT
RÍO DE JANEIRO—El magnate brasileño de la construcción Marcelo Odebrecht era un candidato natural para pronunciar el discurso de apertura en la escuela de negocios a la que asistió en Lausana, Suiza. Como presidente ejecutivo de Odebrecht SA, dirigía la constructora más grande de América Latina, con una cartera global de obras que incluye el estadio donde juega el equipo de baloncesto Miami Heat —una iniciativa de US$200 millones—, un proyecto portuario de US$1.000 millones en Cuba y una de las mayores represas hidroeléctricas de África, en Angola.

En junio, dos días antes del evento, las autoridades brasileñas cambiaron drásticamente los planes de Odebrecht al arrestarlo bajo sospecha de haber desviado unos US$1.800 millones de la estatal Petróleo Brasileiro SA, Petrobras. Los fiscales lo acusaron de lavado de dinero, corrupción y delincuencia organizada.

Odebrecht, que permanece detenido, y la empresa niegan cualquier irregularidad. La compañía calificó el arresto de su máximo ejecutivo de “innecesario e ilegal”, ya que estaba colaborando con la investigación.

Odebrecht, de 47 años, se sumó de esta forma al elenco de un drama internacional que sacude los más altos niveles de la política y los negocios de Brasil. Su empresa forma parte del selecto grupo de multinacionales del país que han prosperado gracias a su habilidad para transformar sus conexiones con el gobierno en contratos públicos, financiación estatal y subsidios de los contribuyentes, de acuerdo con analistas y ex ejecutivos de la constructora.


Odebrecht facturó US$46.000 millones el año pasado, casi la mitad fuera de Brasil. La firma, que emplea a 170.000 personas, ha construido en Brasil carreteras, astilleros, aeropuertos, estaciones de metro y recintos para los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro. La compañía ha trabajado en proyectos en cuatro continentes. “Más que una empresa, son un símbolo del Brasil moderno”, dice Thiago de Aragão, de la consultora Arko Advice, de Brasília.


Los fiscales sostienen que durante al menos una década, desde alrededor de 2003, algunas de las mayores constructoras de Brasil, incluyendo Odebrecht, formaron un cartel para repartirse el trabajo e inflar el precio de los contratos de Petrobras. Estas empresas supuestamente sobornaron a políticos, partidos políticos y personas ligadas a Petrobras, utilizando a menudo bancos offshore para ocultar las pistas, dicen los investigadores. Petrobras dijo que fue una víctima y que coopera con las autoridades.


El caso, conocido como Operación Lava Autos, ha dado lugar a más de un centenar de arrestos y más de 30 condenas.


Marcelo Odebrecht, miembro de tercera generación de una familia multimillonaria, apodado por la prensa brasileña como “el príncipe del ladrillo”, es uno de los acusados más prominentes. Su detención ha provocado una profunda revisión de las relaciones de la empresa con el gobierno y su participación en las licitaciones. Investigaciones sobre Odebrecht están en marcha en Suiza y Portugal, a las que podrían sumarse pesquisas en Panamá, Perú y Ecuador, dijeron las autoridades.
 




A través de sus abogados, Odebrecht prefirió no responder a múltiples solicitudes de comentarios para este artículo.

Los problemas de la empresa, uno de los mayores empleadores de Brasil, han exacerbado la crisis, dijeron analistas. La construcción cayó 8,4% en los primeros nueve meses de 2015, contribuyendo a la peor recesión en 25 años.

Aunque los proyectos en marcha deberían mantener estables los ingresos de la firma, el futuro es incierto. Petrobras ha prohibido nuevos contratos con Odebrecht y el gobierno brasileño suspendió nuevos negocios con la empresa de construcción hasta que culmine la investigación.

La compañía dijo que sólo 6% de las ventas de su unidad de construcción proviene de contratos con el gobierno brasileño y se negó a revelar la proporción de otras partes de la firma o el detalle de sus ingresos del exterior.

Standard & Poor’s Ratings Services redujo en junio la calificación de la filial de construcción de Odebrecht al grado de inversión más bajo, citando “mayores riesgos de reputación”. El miércoles, los bonos en dólares de la compañía con vencimiento en 2025 cayeron a un mínimo histórico de 52,85 centavos de dólar.

Los fiscales alegan que las filiales de Odebrecht usaron cuentas bancarias suizas para blanquear casi US$270 millones en sobornos supuestamente pagados para obtener contratos de Petrobras entre 2006 y 2014. El juez a cargo del caso, Sergio Moro, describió a Marcelo Odebrecht como uno de los autores intelectuales, “directamente involucrado con la práctica de estos delitos, y guió el trabajo de otros”.

Odebrecht fue fundada en 1944 por el abuelo de Marcelo, Norberto, un descendiente de inmigrantes alemanes, en la ciudad de Salvador, en la costa noreste del país.


El American Airlines Arena, donde juegan los Miami Heat. PHOTO: MIKE EHRMANN/GETTY IMAGES

La empresa ganó reputación internacional por la calidad de su ingeniería y por cumplir los plazos fijados.
 Su primer proyecto fue una represa hidroeléctrica en Perú en 1979.
En 1984, empezó la construcción de la mayor represa hidroeléctrica de Angola durante la guerra civil del país y forjó buenas relaciones con el presidente José Eduardo dos Santos, quien sigue en el poder. Odebrecht tiene 24.000 trabajadores en Angola y es el mayor empleador privado del país.


La empresa y un socio completaron la construcción de un ala del Aeropuerto Internacional de Miami luego de problemas con la empresa anterior. José Abreu, ex director del aeropuerto, dijo que Odebrecht fue “un gran socio” y ayudó a contener los costos.


En Panamá, en tanto, la compañía se adjudicó proyectos públicos por US$8.500 millones desde 2006, equivalente a 20% de la producción del país.

Durante la década de 2000, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva trató de promover la reputación de Brasil como potencia emergente global alentando la expansión de Odebrecht en el extranjero. Representantes de la empresa participaron en las misiones diplomáticas comerciales, según cables diplomáticos publicados este año por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Los ingresos de Odebrecht crecieron de US$5.500 millones en 2003, cuando Lula llegó a la presidencia, a US$46.000 millones el año pasado. El banco de desarrollo de Brasil, conocido como BNDES, ayudó a financiar el crecimiento de Odebrecht con préstamos subsidiados por los contribuyentes. Entre 2007 y 2015, la compañía recibió más de US$8.000 millones en créditos del BNDES para proyectos en el extranjero, lo que enfureció a muchos brasileños que dijeron que el dinero debería haber sido gastado para mejorar la infraestructura nacional.

La compañía se adjudicó algunos de sus contratos más importantes en los países donde el izquierdista Lula tenía buena relación con los líderes, entre ellos Venezuela, que durante 14 años fue gobernada por el fallecido Hugo Chávez.

La relación del ex presidente brasileño con Odebrecht y otras empresas locales es investigada por las autoridades en un caso separado. Da Silva y Odebrecht han negado las acusaciones.

Marcelo Odebrecht estudió ingeniería en Brasil y obtuvo un MBA de la Escuela de Negocios IMD en Suiza, donde fue invitado a hablar en junio. Aprendió el negocio familiar ocupando diversos roles en las oficinas de Odebrecht en Brasil y en el extranjero, incluyendo EE.UU.

En 2008, a los 40 años, fue nombrado presidente ejecutivo, sucediendo a su padre, Emílio, y convirtiéndose en una figura infaltable en las reuniones entre la presidenta Dilma Rousseff y los líderes empresariales.


El proyecto hidroeléctrico Cambambe, en Angola. PHOTO: ODEBRECHT
Odebrecht permaneció en contacto con altos funcionarios del gobierno incluso después de que la compañía fue acusada el año pasado en el caso Petrobras, según documentos policiales.

En noviembre pasado, una semana después del arresto de ejecutivos de seis constructoras brasileñas, la agenda de Odebrecht mostró una reunión en la residencia del vicepresidente brasileño, Michel Temer, según los registros de un iPhone que la policía confiscó en su dormitorio.

Un portavoz de Temer confirmó el encuentro, pero dijo que Odebrecht la solicitó para tratar negocios de la empresa, no la investigación judicial.

En las semanas previas a su frustrada visita a Suiza, Odebrecht se preocupó por las consecuencias financieras de la investigación. En una nota en su teléfono, según la policía, se preguntó si la compañía estaría bajo la mira del Departamento de Justicia de EE.UU. por infringir la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.

En la mañana del 19 de junio, Odebrecht fue detenido por la policía. Unas horas más tarde, su padre, Emílio Odebrecht, presidente de la junta directiva de la compañía, envió un correo electrónico a los empleados informándoles que las operaciones continuarían normalmente.

Durante su testimonio ante el Congreso en octubre, Marcelo Odebrecht se mostró confiado. Antes de que la policía lo escoltara fuera del recinto, el empresario estrechó la mano y les dio una palmada en la espalda a algunos legisladores.


—Luciana Magalhães contribuyó a este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario