Páginas vistas en total

lunes, 21 de diciembre de 2015

El Califato de Iraq y el levante formo un grupo de élite de 1000 tropas para combatir al talibán y estados como Irán, China y Rusia ve a los talibanes ahora como sus futuros aliados. Por Dawood Azami encontrado en la BBC

El Califato de Iraq y el Levante formo un grupo de élite  de 1000 tropas  para combatir al  talibán y estados como Irán, China y Rusia ve a los talibanes  ahora como sus futuros aliados.



Por qué el Talibán tiene fuerzas especiales para combatir a Estado Islámico


http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/12/151218_afganistan_taliban_estado_islamico_guerra_wbm


Dawood Azami
BBC
21 diciembre 2015

Fuerzas del Talibán en Afganistán



Compartir
Fuerzas del Talibán en AfganistánImage copyrightAP
Image caption
El Talibán y Estado Islámico entraron en una guerra declarada en enero de 2015.
El Talibán en Afganistán dice haber desplegado "fuerzas especiales" en un creciente y sangriento enfrentamiento contra rivales del autodenominado Estado Islámico (EI) en ese país y otras regiones aledañas que domina.

Estado Islámico está desafiando, con cierto éxito, el monopolio del Talibán sobre la insurgencia en una región que alberga varios grupos militantes locales y extranjeros.

Es la primera vez que EI, que tiene sus raíces en los conflictos de Irak y Siria, se expande por fuera del mundo árabe.

BBC Mundo responde las preguntas sobre los orígenes, efectos y consecuencias de la guerra de los fundamentalistas y quién la está ganando.

¿Cuándo empezaron los enfrentamientos?

Los dos grupos se declararon la guerra mutua en Enero de 2015, cuando EI anunció el establecimiento de una filial en "Khorasan", el nombre antiguo con que se conocen Afganistán y partes aledañas de Pakistán, Irán y Asia central.

Grafiti de EI


Grafiti de EIImage copyrightTwitter
Image caption
Un grafiti en Pakistán da la bienvenida a Estado Islámico a la región.

Con declaraciones y videos propagandísticos EI cuestionó la legitimidad del Talibán, acusándolos de estar promoviendo los intereses del servicio de inteligencia pakistaní.

En una carta abierta de junio pasado, los talibán exigieron al líder de EI, Abu Bakr al Baghdadi a que desistiera de "crear un frente yihadista paralelo" y advirtieron que se verían obligados a "defender nuestros logros".

La respuesta de EI llegó una semana más tarde con una orden a sus combatientes a "no tener misericordia o compasión" con aquellos que no se "arrepientan" o se "unan al califato".

Estado Islámico versus Emirato Islámico

Hay varias diferencias ideológicas y culturales que dividen ambos grupos.

EI es una organización panislámica, con una agenda de una yihad global o guerra santa sin fronteras en la que pretende establecer una única entidad política, un califato, con todos los países y territorios musulmanes.




Abu Bakr al Baghdadi



Abu Bakr al Baghdadi
Image caption
El líder de EI, Abu Bakr al Baghdadi, reclama la lealtad de todos los musulmanes como único califa.


El Talibán insiste en que su lucha es local, limitada a los que consideran es el Emirato Islámico de Afganistán. Su meta es liberar a Afganistán de la "ocupación extranjera" y lograr un total e inmediato retiro de todas las fuerzas armadas foráneas.

Al declarar el califato, al Baghdadi reclama la lealtad de todos los musulmanes. La filial de EI en Khorasan dice categóricamente que no puede haber dos califas en el mundo y, como ya hay uno, el otro califa debe ser eliminado.

En términos de teología, el Talibán es un movimiento clerical conservador, leal a una escuela hanafí del islam, practicada por la mayoría de afganos sunitas. Por lo general creen en el sufismo y tienden a evitar la violencia sectaria contra los chiitas.


Los militantes de EI, por su parte, son wahabitas y salafistas, una versión más austera del islam sunita. Rechazan el sufismo y consideran a los chiitas infieles, cuyas creencias buscan eliminar.
Los líderes religiosos talibanes han emitido fatuas (edictos religiosos) contra la ideología e ilegitimidad de Estado Islámico y justificado la guerra contra estos.

¿Cuántas fuerzas especiales del Talibán combaten a EI?

Cuando EI planeó su expansión dentro de Afganistán, el Talibán ordenó a sus comandantes a enfrentar el grupo rival con "todos los medios posibles".

Desde abril, ambos grupos se han atacado mutuamente muchas veces mientras intentan defender o tomar territorio.


Soldado afgano




Soldado afganoImage copyrightEPA
Image caption
Fuerzas afganas iniciaron operaciones contra EI y el Talibán en la provincia de Nangarhar, en noviembre.
El Talibán anunció a principios de octubre la creación de una fuerza especial para atacar a Estado Islámico.
Está compuesta de más de 1.000 combatientes, mejor entrenados y armados que las fuerzas regulares y su único objetivo es la destrucción de EI.

Miembros de este grupo élite son seleccionados especialmente por su experiencia y habilidad en combate.
Se encuentran activos en las provincias donde hay, o podría haber, presencia de EI, como Nangahar, Farah, Helmand y Zabul.

Pero las fuerzas especiales se desplazan a cualquier lugar donde se encuentre EI, dejando que otras unidades del Talibán combatan contra las tropas afganas y extranjeras.

Es lo que ocurre en la actualidad en la provincia de Helmand,

Por ejemplo, Talibán mantiene en estos momentos fieros combates en la provincia de Helmand, donde intentan arrebatar al gobierno el control población de Sangin. Cientos de soldados afganos y de combatientes talibanes participan en los choques, en lo que se han reportado la muerte de al menos 130 personas.
¿Cuántos insurgentes han muerto?
Nangahar, Farah, Helmand y Zabul son las provincias donde se han dado la mayoría de las batallas entre EI y el Talibán, con cientos de bajas de ambos bandos.

No hay cifras exactas, pero se cree que las fuerzas especiales del Talibán han matado a decenas de combatientes de EI desde octubre.

Afganistán confirma que "Estado Islámico" está en suelo afgano
Por otra parte, Estado Islámico ha emboscado y ejecutado decenas de fuerzas talibanes, particularmente en Nangahar.

En junio, el gobernador talibán en la sombra de la provincia de Peshawar fue asesinado en un ataque atribuido a EI.

Por ahora, parece que EI ha sido eliminado del sur y occidente de Afganistán pero aún hay pequeños grupos activos en el este del país.

EI también se está concentrando en establecerse en el norte de Afganistán para conectarse con otros militantes uzbecos, tayikos, chechenos y uigures y lograr cruzar fronteras con facilidad.

¿Cómo amenaza esto al Talibán?

El dominio del Talibán nunca había sido tan directamente desafiado por otros fundamentalistas.

Su peor pesadilla es una deserción de su estructura hacia las filas de EI.

Hafiz Saeed Khan




Hafiz Saeed KhanImage copyrightBBC Monitoring
Image caption
Estado Islámico ha reclutado en sus filas a comandantes talibanes marginados.

Estado Islámico ha realizado una campaña agresiva de reclutamiento que se enfoca en comandantes talibanes que han sido marginados y han podido explotar una división interna de ese grupo.

Los vastos recursos económicos de EI también son un atractivo. Muchos jóvenes desempleados son atraídos por salarios de hasta US$500 al mes.

Pero el futuro de EI en Afganistán está ligado a su suerte en Irak y Siria, así que varios potenciales militantes están en un compás de espera o temen las represalias del Talibán si se afilian públicamente a EI.

Elementos del poderoso ejército de Pakistán, que está acusado de respaldar al Talibán, tendrán un importante papel que jugar al respecto.

¿Qué tanto temen los afganos a EI?
En algunos casos, los combatientes de Estado Islámico en Afganistán han creado maneras más severas y elaboradas de castigar y ejecutar a sus enemigos que sus contrapartes en Medio Oriente.
En videos gráficos han mostrado ejecuciones horrorosas que incluyen a ancianos siendo destrozados por montículos de explosivos.

Funeral de civil afgano en Zabul

Funeral de civil afgano en ZabulImage copyrightEPA
Image caption
Los castigos y ejecuciones de EI en Afganistán han sido particularmente crueles.

Los combatientes también han saqueado y quemado cientos de hogares de sus opositores, al tiempo que han ocupado casas que han quedado desocupadas.

En partes de la provincia de Nangahrhar, EI exigió a los aldeanos a proveer esposas para los combatientes recién reclutados.

En diciembre establecieron una estación de radio como parte de su propaganda para atraer más reclutas.

Mientras que la ideología de EI y su anuncio de un califato han atraído reclutas en el sur y centro de Asia, sus tácticas brutales también han enajenado a muchas personas en la región.

¿Ahora, qué?

La emergencia de EI en Afganistán plantea un grave desafío a la supremacía del Talibán. Pero también los ha ayudado en muchas maneras.

Los líderes talibanes han iniciado un diálogo con varios países regionales, asegurándoles que no permitirán una presencia de EI en Afganistán que pudiera amenazar su estabilidad.

Estados como Irán, China y Rusia han tenido que reexaminar sus antiguas políticas de no contacto con el Talibán en Afganistán.
El Talibán ahora se encuentra luchando contra dos enemigos: Estado Islámico y el gobierno afgano con sus aliados internacionales.
EI está encontrando resistencia en su penetración de un mercado fundamentalista congestionado pero, si llegase a lograrlo, no solo se cambiaría fundamentalmente la naturaleza de la insurgencia sino que se perderían todas las esperanzas de un proceso de paz en Afganistán.
La inestabilidad en la región aumentaría y, si los estados regionales no actúan en un plan conjunto, las perspectivas podrían ser nefastas.

  Nota del autor del blog: Estado Islámico comete un error estratégico al perseguir  a los chiíes en general y en Afganistán en particular y enfrentarse a los talibanes  sunitas que no los persiguen (la cuestión es unir fuerzas contra el imperialismo y no dividirse y combatirse entre sí)


No hay comentarios:

Publicar un comentario