Páginas vistas en total

lunes, 28 de diciembre de 2015

Debilitado, Estado Islámico sufre su peor derrota e Irak promete eliminarlo // .encontrado en la Nación de Argentina.

Debilitado, Estado Islámico  sufre su peor derrota e Irak promete eliminarlo

 Nota del autor del blog: si claramente el enemigo es el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo monopolista estatal ¿porque, porque  se debilitaron contra los Kurdos ? y ahora los kurdos sirios son los que les han quitado la mayoría de territorios . patria es la casa de uno  y el propietario de esa casa la defiende a muerte .la lucha del Estado Islámico podría haber sido en vano y mas bien haber contribuido a la consolidación  del Gran Kurdistan 


http://www.lanacion.com.ar/1857846-debilitado-ei-sufre-su-peor-derrota-e-irak-promete-eliminarlo

Bagdad anunció la liberación de Ramadi, ocupada desde mayo; los jihadistas pierden terreno y cambian de estrategia

MARTES 29 DE DICIEMBRE DE 2015

 Un grupo de soldados del Ejército camina dentro del complejo gubernamental, que fue reocupado por parte de militantes del Estado Islámico (EI), en Ramadi, Irak



Un grupo de soldados del Ejército camina dentro del complejo gubernamental, que fue reocupado por parte de militantes del Estado Islámico (EI), en Ramadi, Irak.
0

BAGDAD.- "Si 2015 fue el año de la liberación, 2016 será el año de la gran victoria, el año en que la presencia de Estado Islámico [EI] se habrá acabado en Irak." El anuncio del primer ministro iraquí tras reconquistar la ciudad de Ramadi, en manos de los jihadistas desde mayo pasado, puede sonar ambicioso, pero su plan no es para nada utópico.


Estado Islámico no es lo que era. El grupo extremista, que en junio de 2014 proclamó la creación de un califato islámico, sufrió varias derrotas tanto en Siria como en Irak y este año perdió el 14% del territorio que dominaba hace un año.


Con la pérdida de Ramadi, cuya "liberación total" fue anunciada oficialmente ayer por Irak, EI sufrió su golpe más duro. La ciudad, capital de la provincia de Al-Anbar, a tan sólo 100 kilómetros de Bagdad, era un bastión clave y un trampolín para que los jihadistas conquistaran la capital de Irak.



Ahora, EI tendrá que aplazar uno de sus objetivos primordiales. Además de ser un golpe para las ambiciones territoriales del grupo jihadista, la recuperación de Ramadi supone un espaldarazo a la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que apoyó con bombardeos al ejército iraquí en la operación militar.


La victoria lava también la imagen de las fuerzas armadas iraquíes, muy criticadas tras perder amplias franjas de territorio en manos del grupo jihadista.


Poco antes de la derrota en Ramadi, el líder de EI, Abu Bakr al-Baghdadi, parece haber reconocido la amenaza para su califato.


El sábado pasado, el jihadista pronunció un mensaje de audio en el que sostuvo por primera vez que EI está sufriendo por los bombardeos en Siria y en Irak. "Cada vez que EI afronta dificultades, cada vez que expulsa a los hipócritas de sus filas, [éstas] se vuelven más puras y sólidas", señaló.


Sin embargo, aún no se vislumbra el fin de la milicia terrorista, que recientemente demostró su fuerza con los atentados en París y el derribo de un avión ruso.


En sus manos continúan, además, dos ciudades esenciales: Raqqa, en Siria, y Mosul, en Irak, consideradas las "capitales" del califato.

Ahora Mosul, que también es la segunda ciudad de Irak, será el próximo objetivo del gobierno iraquí. "Iremos a liberar Mosul, que será el golpe fatal infligido al Daesh [acrónimo en árabe de EI]", anunció ayer el premier iraquí, Haider al-Abadi. Fue en Mosul donde Al-Baghdadi proclamó la creación del califato de EI.


En tanto, en Raqqa, una coalición de grupos kurdos y árabes - las Fuerzas de Siria Democrática (FSD)- lanzaron una ofensiva para recuperar la ciudad siria con el apoyo de la aviación rusa, anunció ayer Moscú.


Por otra parte, la fuerza aérea rusa también lanzó varios ataques para apoyar al Ejército Libre Sirio (ELS) en la liberación de la ciudad histórica de Palmira, en Siria, también en manos de EI.

La liberación de Ramadi

La operación militar para recuperar Ramadi comenzó en noviembre pasado, luego de intentar durante meses cortar las líneas de suministro a la ciudad. En total, Estados Unidos bombardeó desde el aire 630 veces la zona en los últimos meses para apoyar a las tropas.


El avance del ejército fue relativamente lento porque el gobierno nacional se negó a utilizar a las milicias chiitas, que él mismo armó para luchar contra EI. Estos grupos armados cometieron masivas violaciones de los derechos humanos en abril pasado, cuando lograron recuperar el control de otra ciudad tomada por EI, la norteña Tikrit.



Finalmente, el asalto a Ramadi se realizó el martes pasado y culminó anteayer, cuando los últimos combatientes de (EI) abandonaron un complejo gubernamental estratégico.



De todos modos, según dijo ayer el jefe de las operaciones militares de Al-Anbar, el general Ismail al-Mahlawi, aunque el ejército logró hacer retroceder a los extremistas del centro de Ramadi, un número no definido de combatientes islamistas se refugiaron en otros distritos y barrios de la capital provincial.



Además, en una conferencia de prensa, el general Majid al-Fatlawi explicó que el ejército iraquí debe moverse con mucha cautela porque los jihadistas colocaron 300 artefactos explosivos escondidos en los edificios y calles de Ramadi.


El gobierno informó de la muerte de más de 1000 combatientes de EI, entre los que figuran árabes y extranjeros. Aunque no se divulgó cuántos soldados iraquíes murieron, varios médicos indicaron que un centenar de soldados heridos fueron hospitalizados en Bagdad anteayer.



Desde Estados Unidos, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, se mostró cauto. Celebró la "gran derrota" de EI en Ramadi, pero admitió que la ciudad aún no se hallaba "completamente controlada".


"Aunque Ramadi todavía no está totalmente controlada y otras partes de la ciudad todavía deben ser retomadas, la bandera iraquí ahora ondea sobre la sede del gobierno provincial y las fuerzas enemigas han sufrido una gran derrota", indicó Kerry en un comunicado.

Kerry sostuvo, además, que la derrota de EI en Ramadi "no es un hecho aislado", y lo enmarcó en los golpes sufridos por los jihadistas este año en otras ciudades iraquíes, como Tikrit, Baiji y Sinjar, así como en el norte de Siria.


Para el presidente francés, François Hollande, la reconquista es "la victoria más importante" hasta ahora en la lucha contra EI. Berlín, por su parte, estimó que este triunfo "demuestra una vez más que EI no es invencible".


Pese al avance de ayer, el ejército iraquí no ha sido el principal enemigo de EI en 2015. Tampoco lo fue la coalición internacional ni Rusia, que comenzó sus bombardeos en octubre pasado.


Según un informe de la revista militar británico-estadounidense IHS Jane's, publicado la semana pasada, los combatientes más efectivos fueron los separatistas kurdos, que triplicaron este año los territorios bajo su control.


Gran parte del territorio que perdió EI se encuentra en el norte de Siria, en la frontera con Turquía, y fue a manos de las unidades kurdas.


Entre enero y diciembre, el autoproclamado califato, señala la publicación, perdió el dominio de unos 12.800 kilómetros cuadrados, y actualmente controla unos 78.000 kilómetros cuadrados (una superficie igual a la provincia argentina de Entre Ríos), según el informe.


De acuerdo con varios analistas, tras las derrotas, hace algunos meses, el grupo pasó de tener una estrategia ofensiva a una defensiva. Varias razones explican este cambio estratégico, según el investigador iraquí Hicham al-Hachimi.

"Por un lado, el grupo redujo su capacidad de movimiento por los bombardeos sufridos, que destruyeron depósitos logísticos y les hicieron perder varias rutas de abastecimiento. Por el otro, han perdido muchos kamikazes, que juegan un papel primordial en los ataques", explicó el experto.

Los territorios de Estado Islámico

En las últimas semanas, la organización terrorista sunnita perdió en Siria e Irak zonas que controlaba desde su brutal ofensiva de enero de 2014, consolidada cinco meses después





Principales ciudades ganadas o perdidas por Estado Islámico

Irak
Ramadi: ciudad sunnita situada a 100 kilómetros al oeste de Bagdad, es la capital de la provincia de Anbar, fronteriza con Siria. Fue conquistada el 17 de mayo por Estado Islámico al término de una gran ofensiva y una retirada caótica de las fuerzas iraquíes. Éstas recuperaron el 8 de diciembre un importante barrio y el 22 de diciembre entraron en el centro de la ciudad. El 27, los últimos combatientes del grupo terrorista abandonaron un complejo gubernamental estratégico.

Tikrit: a 160 kilómetros al norte de Bagdad, Tikrit, de mayoría sunnita, fue recuperada a finales de marzo por las fuerzas gubernamentales. Los jihadistas la controlaban desde hacía casi diez meses. La batalla de Tikrit, bastión del ex dictador iraquí Saddam Hussein, se vio facilitada por el hecho de que gran parte de sus 200.000 habitantes había huido

Mosul: la segunda mayor ciudad de Irak, a 350 kilómetros al norte de Bagdad y capital de la provincia de Nínive, cayó el 10 de junio de 2014 en manos de EI, que desde allí proclamó días más tarde su "califato" en los territorios conquistados en Irak y Siria. Mosul contaba antes de su caída con unos dos millones de habitantes y cientos de miles huyeron ante la llegada de la organización terrorista

Siria
Raqqa: de unos 300.000 habitantes, la ciudad del nordeste sirio es la capital del autoproclamado califato de EI desde enero de 2014. Es uno de los principales objetivos de la coalición liderada por Washington y en menor medida del régimen sirio y su aliado ruso. Los bombardeos aéreos se intensificaron después de que el grupo reivindicara los atentados de París del 13 de noviembre y el atentado con bomba contra un avión ruso, que se estrelló en Egipto el 31 de octubre con 224 pasajeros a bordo

Palmira: la ciudad antigua de Palmira, que da acceso al desierto de Siria, se encuentra a 205 kilómetros al este de Damasco y fue tomada por EI el 21 de mayo de 2015. Desde entonces, el grupo ha destruido parte del rico patrimonio arqueológico de la ciudad antigua, inscripta en el Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Unesco



Kobane: esta ciudad kurda del norte de Siria, fronteriza con Turquía, se convirtió en el símbolo de la lucha contra Estado Islámico. Los jihadistas fueron expulsados el 26 de enero de 2015, después de más de cuatro meses de intensos combates contra las fuerzas kurdas, que contaron con el apoyo aéreo de la coalición




No hay comentarios:

Publicar un comentario