Páginas vistas en total

domingo, 13 de diciembre de 2015

El MIT está haciendo realidad la película Wall . E para los desocupados y jubilados.// Por JOSEPH F. COUGHLIN encontrado en el WSJ

El MIT está haciendo realidad la película Wall . E  para los desocupados y jubilados.

Wall-E HD Wallpapers




 


En el año 2115, la Tierra se halla totalmente cubierta de basura en su superficie y por lo tanto los seres humanos la han abandonado, dejando atrás a una serie de robots que se encargan de limpiar y compactar los desechos. De estos robots, el único que se ve en plenas funciones es WALL·E, el protagonista de la cinta.

encontrado en la Wikipedia   https://es.wikipedia.org/wiki/WALL%C2%B7E#/media/File:Celestia_earth2.jpg





La tecnología transformará la vida de los jubilados

http://lat.wsj.com/articles/SB11622436907919414427704581414123125484248?tesla=y





ILLUSTRATION: ANASTASIA VASILAKIS


Por JOSEPH F. COUGHLIN

Domingo, 13 de Diciembre de 2015 13:28 EDT

Para la próxima generación de jubilados, la pregunta más importante será una simple: ¿cómo le inyecta vida a una vida más larga?

A medida que la gente vive más años, y pasa más tiempo jubilada, el desafío es extraer más de esos días.
¿Cómo encuentra una segunda carrera que sea gratificante?
¿Cómo se mantiene cercano a amigos y familiares?
 ¿Cómo mantiene la independencia y la movilidad?
¿Cómo acoge nuevas experiencias?

La respuesta es igual de sencilla: tecnología. La próxima generación de retirados tendrá una variedad sin precedentes de tecnologías y servicios para inventar un futuro en el que trabajen a medio tiempo, sigan siendo sociales, se diviertan, vivan en sus hogares, tengan buena salud y organicen su propio cuidado.


Muchas de las soluciones serán guiadas por la llamada “Internet de las cosas”, con la cual los objetos del hogar pueden usar conexiones web para pensar, hablar y comunicarse entre ellos, lo que permitirá toda una nueva industria de servicios a la carta para los mayores.
Los electrodomésticos en la cocina van a monitorear la dieta de una persona y enviar la información al doctor.
Los ancianos podrán contratar servicios en línea para realizar tareas que se han vuelto muy difíciles, desde la limpieza de la casa hasta transporte en auto.


Este nuevo mundo para los jubilados vendrá con muchos desafíos, entre ellos el costo y la posible pérdida de privacidad. No obstante, si los retos pueden superarse, las innovaciones podrían transformar los años de retiro en un período de vida nuevo y vibrante que se enfoca tanto en vivir mejor como en hacerlo por más años.

Aquí, un vistazo a algunas de las innovaciones:

Seguir trabajando

La jubilación solía marcar una clara frontera entre trabajar y no trabajar. Hoy, una carrera puede terminar, pero el trabajo no se acaba. Aún existen prejuicios sobre los trabajadores de la tercera edad, pero nuevas tecnologías están ofreciendo opciones y flexibilidad.


El trabajo remoto no es una idea nueva, pero es clave para los jubilados que quieren la libertad de aceptar cualquier oportunidad que les sirva sin interrumpir su estilo de vida. Con los teléfonos inteligentes y las tabletas, pueden ser productivos desde la casa, la playa, o el parque donde juegan sus nietos.


Internet también facilita el aprendizaje de destrezas a través de cursos en línea que les ayuden a mantenerse competitivos o ingresar a un nuevo rubro. Instructores basados en inteligencia artificial y avatares los ayudarán a practicar sus técnicas de entrevistas de trabajo. Para los que no quieren volver a sentarse detrás de un escritorio, Internet también ofrece opciones y flexibilidad. Un ejemplo son los servicios entre pares como Uber y Airbnb. A menudo no se requiere una capacitación especial o mucha experiencia para ofrecer viajes en auto o alquilar de forma temporal una habitación en su casa.

Con amigos y la familia

A la mayoría de la gente le preocupa su salud en la tercera edad, pero este factor está fuertemente relacionado con la capacidad de mantener una vida social. Aplicaciones como Skype ya permiten tener cenas virtuales con nietos que viven lejos, pero las comunicaciones prometen salir de los confines de una computadora o un televisor. Imagínese toda una pared de su casa donde se proyectan imágenes de amigos, permitiendo que la gente comparta un café.


Los medios sociales, por otro lado, serán más especializados y empezarán a apuntar a adultos de mayor edad que quieran permanecer conectados. Un ejemplo es Connected Living Inc., que en Estados Unidos conecta entre sí y con sus familias a personas que viven en viviendas para la tercera edad. Facebook también es una opción.

Los aparatos de realidad aumentada, como las Google Glass, ayudarán con la memoria. Estas gafas podrían proyectar información cuando alguien se encuentre con un conocido como, por ejemplo, la última conversación que tuvieron o los nombres de sus hijos. Si el jubilado invita al amigo a cenar en casa, pueden proporcionar instrucciones paso a paso para preparar una cena.

Mantener la movilidad

La capacidad de desplazarse libremente es clave para la calidad de vida en la edad avanzada. El no poder hacerlo reduce el bienestar mental y físico.


En este caso, las tecnologías autónomas, como el estacionamiento automático, las advertencias sobre choques y la detección de puntos ciegos en los autos, permitirán que los jubilados conduzcan por más tiempo. Si se materializan los vehículos de conducción autónoma, lo único que el jubilado tendrá que hacer es enviar un texto a su auto para que lo recoja y lo lleve adonde desee. Para los que no quieren la carga de poseer un vehículo, están los servicios como Lyft y Uber.

Cuando la movilidad se vuelve un problema, la realidad aumentada de dispositivos Oculus Rift puede ofrecer la oportunidad de visitar un museo en París o hacer un safari por África, sin salir de la casa.

Una casa autónoma

Mantener una vivienda limpia y ordenada puede ser un reto para los jubilados. El Internet de las cosas puede ayudar a hacer estas tareas. Ya hay sistemas que facilitan el control de funciones básicas mediante smartphones, como un termostato inteligente.


Los electrodomésticos también pueden ayudar a realizar o hacer seguimiento de tareas simples.

Un refrigerador puede mantener un inventario de los alimentos y hacer un pedido en línea cuando alguno se acabe.

Otros como la aspiradora Roomba y el Echo de Amazon, una especie de asistente personal en la forma de un cilindro, pueden ayudar con los quehaceres.


Otros dispositivos pueden tener funciones terapéuticas. El robot Paro es una foca de peluche que ayuda a calmar a personas con condiciones como demencia.

Monitores de salud

A medida que la gente envejece, crece la posibilidad de contraer enfermedades crónicas. Con la Internet de las cosas, las máquinas podrán mantener detalles que para un jubilado pueden ser difíciles de recordar durante una cita médica. Un cepillo de dientes y una cafetera pueden determinar si la persona ha roto la rutina de sueño y alertar a un doctor, o un espejo puede detectar señales de problemas cardiovasculares al escanear el rostro.

Un inodoro inteligente podrá reportar el peso, el nivel de azúcar y otros datos vitales.
Las prendas de vestir también podrían llegar a medir el nivel de actividad y el ritmo cardiaco.

Una alfombra podría notar si el caminar de un jubilado se ha vuelto más arrastrado y alertar a médicos y familiares.

Estas transformaciones, sin embargo, plantean algunos interrogantes. El primero es el costo. Los servicios de la Internet de las cosas se convertirán en algo tan conveniente y tan vital que van a tener un costo significativo y necesario. Sin embargo, la mayoría de las personas no están ahorrando lo suficiente para su jubilación.

A nivel individual, ¿qué significa cuando las viviendas e incluso la ropa están registrando datos sobre la mayoría de los comportamientos personales? Las cuestiones de privacidad de datos no se limitan a las personas mayores, por supuesto, pero este segmento es el más vulnerable de la sociedad.


Por último, es vital recordar que la tecnología por sí sola no va a resolver nuestros problemas. Sin importar cuán poderosos se vuelvan los aparatos y electrodomésticos, nunca podrán sustituir por completo el contacto humano o eliminar totalmente los dolores y frustraciones de envejecer.


Coughlin es director de AgeLab, del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

No hay comentarios:

Publicar un comentario