Páginas vistas en total

lunes, 21 de diciembre de 2015

EE.UU. se ha convertido en uno de los “grandes tres” productores de petróleo, con Rusia y Arabia Saudita y se dispone a exportar su petróleo por primera vez en 45 años. Si agregamos el petróleo iraní tal vez el barril de petróleo llegue a US$20 ..Por DANIEL YERGIN encontrado en el WSJ


EE.UU. se ha convertido en uno de los “grandes tres” productores de petróleo, con Rusia y Arabia Saudita y se dispone a exportar su petróleo por primera vez en 45 años. Si agregamos el petróleo iraní tal vez el barril de petróleo llegue a US$20


Opinion: La batalla global por el mercado del petróleo


http://lat.wsj.com/articles/SB12723675146506823669604581430430356331922?tesla=y

 Yacimiento en Williston, Carolina del Norte.


Yacimiento en Williston, Carolina del Norte. PHOTO: BLOOMBERG NEWS


Por DANIEL YERGIN

Lunes, 21 de Diciembre de 2015 16:34 EDT



¿Cómo será el mercado del petróleo en 2016?
El año está cerrando con la industria en estado de conmoción. El precio del crudo ronda los US$35 por barril, los suministros inundan el mercado, Estados Unidos va a poner fin a largas décadas de prohibición a la exportación de petróleo, y las rivalidades geopolíticas continúan creando incertidumbre.


El fin de la prohibición a las ventas del crudo de EE.UU. fuera del país, que el Congreso aprobó el viernes, es un importante paso que refleja el reconocimiento de la nueva realidad del petróleo del mundo: la revolución del petróleo de esquisto y su impacto en los mercados globales. Aunque podría parecer impensable hace sólo unos años, EE.UU. se ha convertido en uno de los “grandes tres” productores de petróleo, con Rusia y Arabia Saudita.


El fin de la prohibición de la exportaciónuna reliquia de los 70—, ayudará a eliminar los descuentos en los precios del crudo al interior de EE.UU., que han estado perjudicando a los productores en ese país. Pero es poco probable que aumente el precio en los surtidores porque el precio de la gasolina de EE.UU. está afectado por el precio del crudo global, no el interno.


La Unión Europea y Japón se cuentan entre quienes han apoyado el levantamiento de la prohibición. No es que esperen que el volumen de exportaciones de EE.UU. sea alto, pero sí que esta oferta diversifique más el mercado global y contribuya a la seguridad energética. De haber seguido la prohibición en pie, la UE habría insistido en hacerla uno de los puntos principales de negociación en un nuevo tratado comercial con EE.UU. La persistencia de la prohibición también habría dejado sin responder una de las preguntas más desconcertantes hecha hace unos meses por la senadora Lisa Murkowski, presidenta del Comité de Energía del Senado: ¿Por qué revocar las sanciones en el petróleo iraní como parte del acuerdo nuclear, pero mantener las “sanciones” a la exportación de petróleo de EE.UU.?

Con los precios en torno de US$30, los países del Golfo, liderados por Arabia Saudita, continúan diciendo que considerarían rebajar la producción, pero sólo si otros hacen lo mismo. Hay pocas señales que hagan pensar que eso sucederá. Venezuela, uno de los fundadores de la OPEP, se niega a la estrategia de cuotas de mercado y llama estridentemente a hacer recortes de producción. Pero podría estar hablando a la pared. El gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro fue derrotado este mes en elecciones parlamentarias en gran parte por su mala gestión económica, y no tiene la capacidad de hacer recortes.


Irán llama a sus vecinos árabes a hacer recortes, pero a la vez se está preparando para aumentar sus exportaciones lo más rápido posible después de que las sanciones sean revocadas, probablemente en los próximos meses. Los productores árabes del Golfo no van a cortar su producción para dejar espacio a Irán, país con el que están en una guerra indirecta en Yemen. Esto subraya otro punto crítico: que esta guerra por las tajadas del mercado también refleja las dificultades geopolíticas en Oriente Medio.

En los últimos seis meses, Rusia, el mayor productor de petróleo del mundo, ha recibido una serie de visitantes del Golfo. Sin duda, el petróleo ha formado parte de la conversación, aunque Rusia consistentemente ha expresado que no va a reducir su producción. Parece más probable que estos viajes reflejen ajustes del equilibrio geopolítico y la construcción de nuevos vínculos con Rusia.


Los países del Golfo están reaccionando al tratado nuclear con Irán, y lo que perciben como relaciones mejoradas entre EE.UU. y su archirrival. Ven a Irán embarcándose en una campaña para convertirse en el poder regional, y en el proceso, rodearlos. Para las naciones del Golfo, la guerra en Yemen apunta a prevenir que Irán establezca un protectorado en la frontera sur de Arabia Saudita.


A diferencia de Arabia Saudita y Rusia, la productividad de EE.UU. está en declive. Entre 2008 y abril de este año, EE.UU añadió 4,6 millones de barriles al día en nuevos suministros, para casi duplicar su producción. Pero con el petróleo ahora a menos de US$40 por barril, los productores están teniendo dificultades para adaptarse y en algunos casos, casi para sobrevivir. La producción ha bajado 400.000 barriles al día desde abril. Y parece que la generación de EE.UU. será en promedio de unos 8,8 millones de barriles al día en 2016, menos de los 9,3 millones de 2015.


La demanda global de petróleo está en aumento. El crecimiento mundial en 2015 fue el doble que el del 2014. Este año, los conductores estadounidenses recorrerán más kilómetros que nunca antes, según la Administración Federal de Carreteras. Las ventas de vehículos todo terreno y camionetas representaron 60% del mercado automotriz en EE.UU. en 2015, contra menos de 50% hace tres años. Con el precio del petróleo tan bajo, no se espera que esta tendencia se acabe pronto.

Nota del autor del blog: ¿con el barril a USS30 no es un fracaso la COP 21 ?

Aunque hay causas específicas para el colapso del precio del petróleo, es también parte del derrumbe de las materias primas en la economía global. El Índice de Precios de Materiales IHS, que monitorea el mercado de commodities (incluyendo la energía), registra un descenso de 55% desde julio de 2014. El factor decisivo es el enfriamiento de la economía China, que había estado impulsando el súper ciclo de los precios de la materia prima, además de la desaceleración del crecimiento global y la sobrecapacidad de producción de materias primas.

Las expectativas de un futuro aumento del precio del petróleo han disminuido debido a grandes y aún crecientes inventarios globales, que en algún momento llegarán al mercado. Pero la pregunta más importante para 2016 es: ¿cuándo van a acelerarse las exportaciones iraníes y en cuánto? Teherán tiene la determinación de moverse rápidamente.

“Nuestra única responsabilidad es conseguir la cuota de mercado que hemos perdido y no proteger los precios”, ha declarado el ministro de petróleo iraní, Bijan Zanganeh. “Es nuestro derecho volver a los niveles de producción que históricamente tuvimos”.

Este aumento ocurrirá sólo tras el “día de implementación” del tratado nuclear. El presidente iraní, Hassan Rouhani, está intentando alcanzar ese cumplimiento antes de las elecciones parlamentarias de febrero, para mostrar a los votantes que su gobierno puede lograr resultados concretos que mejorarán la economía.

El levantamiento de las sanciones a las exportaciones iraníes, si es que ocurre, significará aún más oferta y una nueva batalla por la participación de mercado en el petróleo. Es una batalla que estará moldeada por los precios, y por las rivalidades geopolíticas en el Golfo.


— Daniel Yergin, vicepresidente de la junta de IHS, es autor de “The Quest: Energy, Security, and the Remaking of the Modern World” (Algo así como: La búsqueda: Energía, seguridad y la reconfiguración del mundo moderno)

No hay comentarios:

Publicar un comentario