Páginas vistas en total

viernes, 2 de junio de 2017

La red HAQQANI y la evolución del yihadismo local y transnacional en la región Afganistán-Paquistán su ideología y estrategias, ámbitos de implantación y actividad, evolución histórica, estructura y pautas organizativas, vínculos con otros actores relevantes en Afganistán y Pakistán, //.Luis de la Corte Ibáñez y Hristina Hristova Gergova

La   red   HAQQANI   y   la   evolución   del   yihadismo local y transnacional en la región Afganistán-Paquistán. su  ideología  y  
estrategias, ámbitos  de  implantación y  actividad,  evolución  histórica,  estructura  y  pautas organizativas, vínculos con otros actores relevantes en Afganistán y Pakistán, 



La  región  de  Loya  Paktia,  también  conocida  como  “Gran  Paktia”,  abarca  tres  provincias:  Paktia,  Paktika  y  Khost.  Sus  territorios  configuran  el  llamado  “Arco  de  
Zadrán”

http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_investig/2016/DIEEEINV07-2016_Red_HAQQANI_AF-PAK_DelaCorte-Hristova.pdf


Documento de Investigación 
07/2016
Grupos Militantes de Ideología Radical y 
Carácter Violento.
Región: “MENA” y Asia Central hasta la región autónoma UIGUR China 
de Sinkiang

Luis de la Corte Ibáñez 
Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad 
de la Universidad Autónoma de Madrid (ICFS-UAM) 
Hristina Hristova Gergova
Analista de Seguridad Internacional
Resumen
La  Red  Haqqani  ha  sido  uno  de  los  actores  armados  no  estales  con  
mayor  influjo  en    Afganistán  y  en  los  sucesivos  conflictos  que  han  
venido  asolando  a  ese  país  desde  1970.  Además  de  crear  uno  de  los  
grupos terroristas más competentes y temibles de Asia Central, gracias 
a  su  larga  historia  de  colaboración  con  las  principales  organizaciones  
extremistas arraigadas en la región Af-Pak, incluida la propia Al Qaida, 
los  Haqqani  han  funcionado  como  un  verdadero  multiplicador  de  
fuerzas  para  el  yihadismo  local  y  transnacional.  En  las  circunstancias  
presentes, los líderes de esta formación retienen buena parte del poder 
y  el  potencial  de  violencia  acumulado  desde  finales  del  siglo  pasado,  
habiéndolo  acrecentado  a  través  de  su  progresiva  compenetración  
con  la  actual  dirección  de  los  talibán.  Este  trabajo  analiza  al  grupo  
militante  conocido  como  la  Red  Haqqani,  examinando  sus  aspectos  
más   relevantes:   ideología   y   estrategias,   ámbitos   de   implantación   
2
Documento  de  Investigación  del  Instituto  Español  de  Estudios  Estratégicos      (IEEE)
y  actividad,  evolución  histórica,  estructura  y  pautas  organizativas,  
vínculos con otros actores relevantes en Afganistán y Pakistán, sistema 
de financiación, actividad violenta y repertorio operacional. Asimismo, 
se presta una atención muy especial al papel que los Haqqani podrían 
desempeñar en Afganistán durante los próximos años, así como en la 
evolución del extremismo violento en Pakistán.
Palabras clave 
Red  Haqqani,  Talibán,  Al  Qaida,  Afganistán,  Pakistán,  Terrorismo,  
Insurgencia
    
NOTA
:  Las  ideas  contenidas  en  los  Documentos  de  Investigación  son  responsabilidad  de  sus  
autores, sin que reflejen, necesariamente, el pensamiento del IEEE o del Ministerio de Defensa.
    _______________________________________________________________
3
Luis de la Corte Ibáñez y Hristina Hristova Gergova
La Red HAQQANI y la evolución del yihadismo...
La red HAQQANI y la evolución del yihadismo local y transnacional en la 
región AF-PAK
Introducción
A
las 16:30 horas del 21 de mayo de 2016 el ataque de un dron sobre la ciudad de Quetta, capital de la provincia pakistaní de Baluchistán, acabó con la vida del mulá  Akhtar  Mohamed  Mansur.  Reconocido  como  sucesor  del  mítico  mulá  
Omar desde el verano de 2015, Mansur no tuvo ocasión de cumplir siquiera su primer 
año de mandato sobre los talibán afganos. Las especulaciones suscitadas a continuación 
sobre su posible sucesor volvieron a traer a las páginas de la prensa mundial el nombre 
de Sirajjudin Haqqani, jefe del primer grupo aliado a los talibán. No eran los primeros 
rumores  surgidos  al  respecto.  Sin  embargo,  pocos  días  después  un  portavoz  talibán  
confirmaba  como  su  nuevo  líder  supremo  a  Haibatullah  Akhunzada,  miembro  de  
la  influyente  tribu  Noorzai.  Akhunzada,  sumamente  respetado  por  sus  credenciales  
religiosas,  ya  había  sido  delegado  directo  de  Mansur  y,  aún  antes,  responsable  de  
los  asuntos  de  justicia.  Pero,  a  su  vez,  ese  mismo  comunicado  emitido  el  pasado  25  
de  mayo  confirmaba  a  Sirajuddin  Haqqani  como  segunda  autoridad  de  los  talibán  
lugarteniente directo del nuevo líder, compartiendo cargo con Mohamed Yaqoob, hijo 
del  mulá  Omar.  Se  cumplían  así,  aunque  fuera  parcialmente,  los  vaticinios  sobre  la  
creciente influencia del clan Haqqani sobre el liderazgo y la estructura talibán.
El grupo fundado por Jalaluddin Haqqani, padre de su actual líder, ha sido desde 
sus orígenes uno de los actores armados más determinantes para la evolución de los 
sucesivos conflictos que han venido asolando desde los años setenta del siglo pasado. 
Convertido  en  una  de  las  organizaciones  terroristas  más  competentes  y  temibles  de  
Asia  Central,  desde  hace  más  de  dos  décadas  los  Haqqani  han  dado  respaldo  a  los  
principales grupos extremistas asentados en la región Af-Pak, lo cual le ha permitido 
funcionar  como  un  potente  multiplicador  de  fuerzas  para  el  yihadismo  local  y  
transnacional. Dada su progresiva compenetración con la dirección de los talibán, así 
como  el  mantenimiento  de  la  mayoría  de  los  vínculos  creados  a  lo  largo  de  más  de  
tres décadas de actividad militante, la Red Haqqani podría seguir desempeñando un 
importante papel en la evolución de los acontecimientos en Afganistán y respecto al 
futuro del extremismo violento en Asia Central.
Para  mostrar  toda  su  relevancia,  el  presente  trabajo  desarrolla  un  amplio  estudio  
sobre  este  grupo  militante,  el  cual  será  examinado  en  relación  a  su  ideología  y  
estrategias, 
ámbitos  de  implantación
  y  actividad,  evolución  histórica,  estructura  y  
pautas organizativas, vínculos con otros actores relevantes en Afganistán y Pakistán, 
sistema  de  financiación,  actividad  violenta  y  repertorio  operacional.  Asimismo,  se  
4
Documento  de  Investigación  del  Instituto  Español  de  Estudios  Estratégicos      (IEEE)


prestará  una  atención  muy  especial  al  papel  que  los  Haqqani  podrían  desempeñar  en  el  problemático  futuro  de  Afganistán,  así  como  en  la  evolución  del  extremismo  violento en Pakistán.


Ideología, objetivos y estrategias

Los  líderes  y  la  mayoría  de  los  militantes  de  la  Red  Haqqani  profesan  o  han  
profesado  la  versión  extremadamente  conservadora  de  la  
sharia
  o  ley  islámica  que  
promulga  la  corriente  Deobandi,  cuyos  antecedentes  remiten  la  escuela  teológica  
Hanafi,  que  surgió  y  se  propagó  por  el  subcontinente  indio  a  partir  del  siglo  XIX.  
Esta orientación doctrinal es una herencia recibida del grupo militante de procedencia 
de  Jalaluddin  Haqqani,  
Hizb-i-Islami
,  cuya  recepción  sentó  las  bases  para  facilitar  
posteriores alianzas con otros grupos extremistas locales, en particular con los talibán 
del mulá Omar y sus sucesores. Al igual que el fundador del grupo, los primeros líderes 
y mandos de la Red Haqqani recibieron una amplia formación religiosa en Pakistán, 
concretamente  en  el  seminario  de  inspiración  deobandí  Darul  Uloom  Haqqania,  
situado  en  Akhora  Khattak,  dentro  de  la  provincia  de  Khyber  Pakhtunkhwa.  Este  
seminario, muy frecuentado por los talibán y miembros de otros grupos extremistas, 
acabaría siendo bautizado con el sobrenombre de “Universidad de la Yihad”.
La  ideología  de  la  Red  Haqqani  ha  sido  asimilada  a  menudo  a  la  de  sus  socios  
extremistas  más  notorios.  Por  un  lado,  al  puritanismo  extremo  e  iconoclasta  de  los  
talibán.  Y,  por  otro,  al  salafismo  agresivo  de  Al  Qaida,  de  resonancias  wahabíes  y  
universalistas,  fundamento  del  proyecto  para  una  yihad  global  difundido  por  varias  
de sus figuras más prominentes, como Abudllah Azzam, Osama Bin Laden o Aymann 
Al Zawahiri. Sin embargo, investigaciones recientes indican que la sintonía con esos 
planteamientos  puede  haber  sido  exagerada.  Aunque  durante  los  años  noventa  los  
Haqqani  hicieron  algunas  declaraciones  públicas  coincidentes  con  la  línea  doctrinal  
de Al Qaida, las donaciones económicas recibidas de dicha organización hacen pensar 
que  tales  pronunciamientos  respondieron  a  motivos  no  exclusivamente  ideológicos.  
A  diferencia  de  la  de  Al  Qaida,  la  agenda  de  los  Haqqani  nació  inspirada  por  un  impulso  esencialmente  nacionalista  pastún  y  como  defensa  de  intereses  tribales,  a  
su  vez  excitado  por  la  larga  historia  de  injerencias  extranjeras  en  Afganistán.  En  los  
documentos doctrinales de los Haqqani son escasas las alusiones a autores y principios 
más  representativos  de  los  discursos  salafistas  y  wahabíes,  y  muchos  más  elementos  
característicos  de  la  interpretación  deobandí.  De  otra  parte,  aunque  su  preferencia  
por  un  régimen  islamista  para  Afganistán  es  evidente,  tampoco  sus  documentos  y  
discursos  no  contienen  ninguna  alusión  a  una  posible  intención  de  establecer  un  
gobierno propio en ese país, contentándose más bien con apoyar a los talibán en esa 
dirección, como tuvieron ocasión de hacer entre 1996 y 2001. En materia de doctrina 
islámica  y  cultura  popular  y  tribal  los  Haqqani  se  han  mostrado  más  conservadores  
5
Luis de la Corte Ibáñez y Hristina Hristova Gergova
La Red HAQQANI y la evolución del yihadismo...
que radicales. Así lo sugieren, por ejemplo, su separación de algunas de las prácticas represivas promovidas por los talibán durante su etapa de gobierno que los Haqqani se negaron a implantar en las regiones afganas sometidas a su dominio.
1
Los  fines  perseguidos  han  ido  variando,  adaptándose  a  la  evolución  histórica  de  
Afganistán.  

Primero,  los  Haqqani  buscaron  derribar  al  gobierno  filo-comunista  que  
había sido instaurado en 1973, gracias al triunfo del golpe de Estado que acabó con 
la  monarquía  de  Mohammed  Zahir  Shah. 
 A  continuación,  se  dispusieron  a  repeler  la  invasión  soviética.
  Y  luego  apoyaron  a  los  talibán  contra  otras  fuerzas  locales,  
ayudándoles  a  instaurar  el  Emirato  islámico  declarado  en  1996,  al  que  siguieron  apoyando hasta su caída. Finalmente, desde otoño de 2001 los Haqqani se convirtieron 
en  una  de  las  principales  facciones  insurgentes  consagradas  a  combatir  la  presencia  
de  tropas  occidentales  en  Afganistán  y  a  su  nuevo  gobierno.  Más  concretamente,  la  
violencia desplegada por el grupo en esa larga guerra aún no concluida ha perseguido los siguientes objetivos


1. Ayudar a expulsar a las tropas de la coalición internacional. 

2. Dificultar la gobernabilidad del país, a base de mantenerlo sumido en un clima de inestabilidad e inseguridad extremas.

3. Ganar  crédito  y  poder  entre  el  conjunto  de  fuerzas  de  oposición  al  nuevo  régimen afgano, y frente al gobierno mismo, a fin de convertirse en un aliado indispensable  para  los  talibán,  seguramente  para  situarse  en  las  mejores  condiciones para sacar partido a una futura negociación de la paz.

4. Devolver el máximo grado de autonomía política posible a la región de Loya-Paktia.

La estrategia aplicada para cumplir tales objetivos se ha concretado en las siguientes líneas de actuación:
• 
Establecer y consolidar una base segura e infraestructuras propias en Pakistán.
• 
Hostigar de forma ininterrumpida a las tropas extranjeras presentes en Afganistán 
y a las fuerzas oficiales afganas. 
• 
Ampliar las zonas bajo su control en suelo afgano, incluso más allá de sus áreas 
de tradicional arraigo.
• 
Promover, directa e indirectamente, la realización de atentados de alto impacto contra  objetivos  gubernamentales  en  las  áreas  de  Afganistán  bajo  control  del  gobierno, especialmente en su capital, Kabul.

Para un mayor desarrollo de este punto véase BROWN Vahid y RASSLER Don, 
Fountainhead of 
Jihad The Haqqani Nexus 1973-2012, Hurst & Company, Londres, 2013, 12-14.
6
Documento  de  Investigación  del  Instituto  Español  de  Estudios  Estratégicos      (IEEE)
• 
Continuar cultivando sus relaciones con los talibán y otras fuerzas extremistas activas  en  Afganistán  y  en  las  áreas  tribales  de  Pakistán,  asegurar  y  acrecentar  apoyos  locales  y  conservar  sus  vínculos  con  representantes  y  funcionarios  del  Estado pakistaní.
• Desarrollar un sistema de financiación lo bastante eficaz, sofisticado y flexible como  para  sufragar  una  actividad  militante  prolongada  y  asegurar  su  propia  independencia económica. 

Áreas de actividad e implantación 

El ámbito de máximo arraigo, actividad e influencia para la Red Haqqani siempre 
ha  correspondido  a  la  región  de  Loya-Paktia,  situada  en  el  sudeste  de  Afganistán,  
además de algunas localizaciones limítrofes del noroeste de Pakistán, principalmente 
en la agencia tribal de Waziristán del Norte (Fig. 2). Desde 2001, la presencia del grupo 
también se ha dejado sentir en otras áreas, especialmente en Kabul, escenario de una 
gran parte de su actividad terrorista, y en la agencia tribal de Kurram.


Figura 2: Áreas de actividad e Implantación de la Red Haqqani. Fuente: Elaboración propia 
La  región  de  Loya  Paktia,  también  conocida  como  “Gran  Paktia”,  abarca  tres  provincias:  Paktia,  Paktika  y  Khost.  Sus  territorios  configuran  el  llamado  “Arco  de  
Zadrán”, nombre revelador pues alude a una de las tribus o subtribus más poderosas de la zona, la tribu Zadrán, a la que el clan Haqqani pertenece. Allí nacieron, por tanto sus 
primeros líderes y miembros y también es la zona donde el grupo concentra el mayor número de militantes y seguidores y tiene más territorio bajo su control. Durante la guerra  contra  los  soviéticos  sus  tres  provincias  sirvieron  como  base  de  operaciones  
para  los  Haqqani,  así  como  para  Al  Qaida.  Su  dominio  resulta  indispensable  para  controlar Afganistán y, sobre todo, para acceder a su capital viniendo desde las áreas tribales pakistaníes, lo cual convierte a los Haqqani en un aliado imprescindible para los talibán. Desde mediados de la década pasada, el acceso a Kabul desde esa región ha 
sido ampliamente aprovechado para perpetrar atentados en dicha ciudad, siendo estos 
los ataques de mayor resonancia en Afganistán y entre la comunidad internacional. A 
partir de 2007 los terrenos montañosos de Paktika empezaron a ser empleados por un 
número significativo de combatientes extremistas extranjeros establecidos en las áreas 
tribales de Pakistán como vía de penetración en Afganistán, lo cual requirió la ayuda 
de guías locales y facilitadores que operaban al servicio de los Haqqani. 
Además de controlar Loya-Paktia, durante la década pasada los Haqqani intentaron expandirse hacia otras provincias afganas próximas como Wardak, Logar o Ghazni.
Lo consiguieron parcialmente respecto a Logar, pero la presencia de los Talibán en Wardak 
y Ghazni sigue siendo la principal en cuanto a control del área y en la ejecución de 
ataques
.
2
Áreas tribales de Pakistán 


Durante décadas el principal asentamiento de los Haqqani en Pakistán ha estado 
localizado en Waziristán del Norte, agencia tribal que limita con las provincias de Khost 
y  Paktika  (Fig.  2).  En  esta  zona  en  la  que  creció  Sirajuddin  Haqqani  se  encuentran  
ubicadas  la  mayoría  de  las  madrazas  controladas  por  su  grupo.  Tras  reasentarse  en  
la  capital,  
Miram  Shah,  los  Haqqani  
promovieron  la  construcción  del
  complejo  de  
Bazaar  Miram  Shah,  una  amplia  red  de  campos  de  entrenamiento  y  alojamientos  
seguros, establecida entre dos pueblos próximos (
Sarai Darpa Khel y Danday). Con 
el  tiempo,  el  grupo  conseguiría  establecer  una  especie  de  “mini-estado”  que  incluía  
sus propios tribunales, oficinas de impuestos y escuelas, y donde numerosas empresas 
de  Pakistán  vendían  vehículos,  propiedades  y  materiales  diversos  (como  madera  y  
diferentes  minerales),  además  de  dos  fábricas  dirigidas  por  los  Haqqani  dedicadas  a  
producir nitrato de amonio, producto químico usualmente empleado para desarrollar 
fertilizantes, aunque también para preparar artefactos explosivos improvisados (IED ̈s)
La base operativa de Miram Shah fue empleada durante años por líderes y operativos 
International Crisis Group, The Insurgency in Afghanistan’s Heartland, Asia Report nº207, 2011..
3  MAZZETTI  Mark,  SHANE  Scott  y  RUBINSEPT  Alissa  J.,  “Brutal  Haqqani  Crime  Clan  
Bedevils U.S. in Afghanistan”, The New York Times, 24 de septiembre de 2011.
Figura 3: Jalaluddin Haqqani, fundador y primer líder de la Red Haqqani
7Luis de la Corte Ibáñez y Hristina Hristova Gergova
La Red HAQQANI y la evolución del yihadismo...


primeros líderes y miembros y también es la zona donde el grupo concentra el mayor 
número de militantes y seguidores y tiene más territorio bajo su control. Durante la 
guerra  contra  los  soviéticos  sus  tres  provincias  sirvieron  como  base  de  operaciones  
para  los  Haqqani,  así  como  para  Al  Qaida.  Su  dominio  resulta  indispensable  para  
controlar Afganistán y, sobre todo, para acceder a su capital viniendo desde las áreas 
tribales pakistaníes, lo cual convierte a los Haqqani en un aliado imprescindible para 
los talibán. Desde mediados de la década pasada, el acceso a Kabul desde esa región ha 
sido ampliamente aprovechado para perpetrar atentados en dicha ciudad, siendo estos 
los ataques de mayor resonancia en Afganistán y entre la comunidad internacional. partir de 2007 los terrenos montañosos de Paktika empezaron a ser empleados por un 
número significativo de combatientes extremistas extranjeros establecidos en las áreas 
tribales de Pakistán como vía de penetración en Afganistán, lo cual requirió la ayuda 
de guías locales y facilitadores que operaban al servicio de los Haqqani. 
Además de controlar Loya-Paktia, durante la década pasada los Haqqani intentaron 
expandirse hacia otras provincias afganas próximas como Wardak, Logar o Ghazni. Lo 
consiguieron parcialmente respecto a Logar, pero la presencia de los Talibán en Wardak 
y Ghazni sigue siendo la principal en cuanto a control del área y en la ejecución de 
ataques
.
2
Áreas tribales de Pakistán 
Durante décadas el principal asentamiento de los Haqqani en Pakistán ha estado 
localizado en Waziristán del Norte, agencia tribal que limita con las provincias de Khost 
y  Paktika  (Fig.  2).  En  esta  zona  en  la  que  creció  Sirajuddin  Haqqani  se  encuentran  
ubicadas  la  mayoría  de  las  madrazas  controladas  por  su  grupo.  Tras  reasentarse  en  
la  capital,  
Miram  Shah,  los  Haqqani  
promovieron  la  construcción  del
  complejo  de  
Bazaar  Miram  Shah,  una  amplia  red  de  campos  de  entrenamiento  y  alojamientos  
seguros, establecida entre dos pueblos próximos (
Sarai Darpa Khel y Danday). Con 
el  tiempo,  el  grupo  conseguiría  establecer  una  especie  de  “mini-estado”  que  incluía  
sus propios tribunales, oficinas de impuestos y escuelas, y donde numerosas empresas 
de  Pakistán  vendían  vehículos,  propiedades  y  materiales  diversos  (como  madera  y  
diferentes  minerales),  además  de  dos  fábricas  dirigidas  por  los  Haqqani  dedicadas  a  
producir nitrato de amonio, producto químico usualmente empleado para desarrollar 
fertilizantes, aunque también para preparar artefactos explosivos improvisados (IED ̈s)
3

La base operativa de Miram Shah fue empleada durante años por líderes y operativos 

International Crisis Group, The Insurgency in Afghanistan’s Heartland, Asia Report nº207, 2011..
3  
MAZZETTI  Mark,  SHANE  Scott  y  RUBINSEPT  Alissa  J.,  “Brutal  Haqqani  Crime  Clan  
Bedevils U.S. in Afghanistan”, The New York Times, 24 de septiembre de 2011.
Figura 3: Jalaluddin Haqqani, fundador y primer líder de la Red Haqqani
8
Documento  de  Investigación  del  Instituto  Español  de  Estudios  Estratégicos      (IEEE)

de Al Qaida y por combatientes talibán. Las implicaciones a escala internacional de 
su mantenimiento quedaron claras en marzo de 2010 cuando un dron estadounidense 
lanzó un ataque sobre esa ciudad con el que mató a uno de los mandos de Al Qaida 
que participaron en el atentado perpetrado en diciembre de 2009 en una base de la 
CIA situada en la provincia afgana de Khost. Más tarde, el complejo de los Haqqani 
en Miram Shah sería finalmente destruido desde el aire. 
El 
otro  punto  con  presencia  significativa  de  los  Haqqani  en  las  áreas  tribales  de  
Pakistán  es  la  agencia  de  
Kurram 
  (Fig.  2),  la  cual  se  encuentra  situada  encima  de  
Waziristán del Norte y linda con tres provincias surorientales de Afganistán, Khost, 
Paktia y Nangarhar.
Ya  en  septiembre  de  2010  los  Haqqani  establecieron  un  pacto  con  las  tribus  chiíes  asentadas  en  Kurram  para  usar  esa  zona  como  vía  de  entrada  para  introducir  combatientes  en  Afganistán.  Ese  tránsito  cayó  en  desuso  tras  producirse  diversos  
choques entre las citadas tribus chiíes y miembros del grupo Tehrik-e-Talibán-Pakistan 
(talibanes  de  Pakistán  o  TTP),  lo  cual  ocurrió  entre  finales  de  2010  y  principios  de  
2011
4
. Sin embargo, negociaciones posteriores entre líderes chiíes y suníes facilitaron el  regreso  de  los  Haqqani.  Gracias  a  ello,  a  mitad  de  2014  ya  habían  convertido  la  
zona  en  un  nuevo  santuario,  trasladando  hacia  el  sur  de  Kurram  buena  parte  de  la  
militancia  e  infraestructuras  hasta  entonces  ubicadas  en  Waziristán  del  Norte.  Tal  
desplazamiento se produjo al mismo tiempo que el ejército de Pakistán lanzaba una 
ofensiva  contra  diversos  grupos  extremistas  situados  en  las  áreas  tribales  que,  sin  
embargo, y sospechosamente, no afectó a los hombres de Sirajuddin Haqqani
5
. Además 
de situarse fuera del alcance de la mayoría de los ataques con drones efectuados por 
Estados Unidos
6, Kurram presenta la ventaja añadida de encontrase ubicada a no más de 90 kilómetros de Kabul.     

 IHS Jane’s, “Haqqani Network”, 7 de marzo de 2014, 2.

DRESSLER, Jeffrey y JAN, Reza. (2011). The Haqqani network in Kurram. The Regional impli
-
cations of a growing insurgency, Institute for the Study of War.
6  
  ROGGIO  Bill,  US  drones  target  jihadist  “hideouts”  in  Pakistan ́s  tribal  areas,  The  Long  War  
Journal, 22 de febrero de 2016.
9
Luis de la Corte Ibáñez y Hristina Hristova Gergova
La Red HAQQANI y la evolución del yihadismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario