Páginas vistas en total

jueves, 20 de abril de 2017

El plan B de los empresarios franceses en caso gane Le Pen o Melénchon es endeudarse en euros, emitir bonos pagaderos en años ,mudarse del país, comprar dolares o yenes, paralizar totalmente las inversiones. la rentabilidad del bono galo a diez años se ha disparado hasta el 0,8% y el euro ha caído un 5,6% frente al dólar en el último año. // por MARÍA IGARTUA encontrado en el confidencial.

El plan B de los empresarios franceses en caso gane Le Pen o Melénchon es endeudarse en euros, emitir bonos pagaderos en años ,mudarse del país, comprar dolares o yenes, paralizar totalmente las inversiones. la rentabilidad del bono galo a diez años se ha disparado hasta el 0,8% y el euro ha caído un 5,6% frente al dólar en el último año.

Las empresas galas preparan su plan de choque ante otro 'cisne negro' en Francia

En la recta final de la campaña electoral, las principales compañías del país ya tienen guardadas en el cajón diferentes estrategias de actuación si gana algún partido extremista
Foto: Marine Le Pen. (Reuters)
Foto: Marine Le Pen. (Reuters)
Marine Le Pen. (Reuters)



MARÍA IGARTUA


20.04.2017 – 16:55 H.


En la recta final de la campaña electoral francesa, las principales empresas del país ya tienen guardados en el cajón diferentes planes de actuación en el caso de que alguno de los candidatos más radicales alcance el Elíseo. Y es que en el último año ha quedado demostrado que los cisnes negros cada vez son más habituales y las encuestas hay que cogerlas con muchos alfileres.


[Elecciones en Francia: cuándo son y principales candidatos]

No en vano, tras la 'imposible' victoria del Brexit en el referéndum del pasado mes de junio y la 'improbable' presidencia de Donald Trump en Estados Unidos, las compañías galas no quieren dejar a la improvisación el cambio de rumbo que supondría la llegada al poder del Frente Nacional de Marine Le Pen o de la Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon.


De esta manera, las mayores empresas del país se preparan para lo peor. Y es que la victoria de cualquiera de los dos partidos más radicales de Francia podría suponer la imposición de barreras al comercio o, incluso la salida del euro. Por no hablar de un fuerte incremento de los impuestos o un aumento del proteccionismo.

Jean-Luc Mélenchon. (EFE)

Jean-Luc Mélenchon. (EFE)
Jean-Luc Mélenchon. (EFE)
Así, más allá de las consecuencias inmediatas, como sería el desplome del euro o de la bolsa francesa -que ya ha quedado demostrado en ocasiones anteriores que sería una reacción del momento, pero que luego los mercados están curados de espanto- varias empresas se están planteando acciones como el traslado de sus sedes a otros países, incluso a Londres, en el caso de una victoria de Mélenchon o un plan B para hacer frente al cierre del grifo de la financiación, según cuenta hoy Bloomberg.



En este sentido, Pierre de Lauzun, director de la Asociación Francesa de Mercados Financieros, que representa a 140 brókers y firmas de inversión, ha advertido de que "algunos de los que se quieran ir, por ejemplo, podrían mover sus oficinas a Holanda, aunque es un cambio grande y no se podría producir en las próximas semanas". 

Por su parte, el CEO de Aramis, Guillaume Paoli, una red de concesionarios que vende 32.000 coches al año, ha asegurado que en el caso de que el domingo se produzca el peor escenario posible, pararán "inmediatamente las inversiones, los gastos, los incrementos salariales y las contrataciones".



No nos atrevemos a imaginarnos un duelo entre Le Pen-Mélenchon en la segunda vuelta porque eso sería una catástrofe en términos económicos


En la mayor parte de los casos, las empresas prefieren no ser citadas. Así pasa con fuentes de una de las mayores empresas del Cac 40 parisino, que ha asegurado a la agencia que tienen preparado un plan de contingencia en el caso de que Le Pen se haga con la victoria, aunque no ha detallado en qué consistirían esas medidas.


Y es que las últimas encuestas hacen posible un escenario en el que los franceses tengan que volver a las urnas en una segunda vuelta en próximo 7 de mayo para elegir entre la candidata de la extrema derecha, Le Pen, y el comunista Mélenchon.

 La victoria de cualquiera de los dos podría hundir el euro y desplomar los bonos, dañando seriamente a bancos y aseguradoras, que son los principales tenedores de deuda soberana del país.


Fuente: Bloomberg



Fuente: Bloomberg

Por este motivo, las empresas llevan meses aumentando sus posiciones de liquidez emitiendo más deuda a largo plazos en el mercado de bonos corporativos o aumentando sus coberturas frente a las oscilaciones de la divisa.



"La filosofía económica de los dos candidatos es muy similar, son anti-empresas", ha afirmado Jean-Francois Buet, presidente de FNAIM, un grupo dedicado al sector inmobiliario residencial.


 "No nos atrevemos a imaginarnos un duelo entre Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon en la segunda vuelta porque eso sería una catástrofe en términos económicos", ha asegurado.


No en vano, si Le Pen propone en su programa electoral sacar a Francia del euro y levantar barreras arancelarias, Mélenchon no se queda corto y quiere renegociar nada menos que los propios tratados de la Unión Europea para dar a Francia un mayor control económico con condiciones para permanecer en la moneda única. 


Control con el que, entre otras cuestiones, busca limitar el pago de los salarios de los directores y nacionalizar las llamadas 'utilities', es decir las compañías que ofrecen servicios públicos como la electricidad, gas, agua o autopistas.


Un nerviosismo que se ha trasladado desde noviembre al mercado secundario, donde la rentabilidad del bono galo a diez años se ha disparado hasta el 0,8% y el euro ha caído un 5,6% frente al dólar en el último año.

Fuente: Bloomberg

Fuente: Bloomberg
Fuente: Bloomberg
"Vamos a empezar la resistencia total. La segunda vuelta Le Pen-Mélenchon no puede ocurrir", ha asegurado en una entrevista en Europe 1 radio Pierre Gattaz, presidente de Medef, el mayor lobby empresarial del país. Por este motivo, en la última semana ha venido explicando los daños que podrían ocasionar los programas de los dos candidatos más radicales de la carrera presidencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario