Páginas vistas en total

domingo, 2 de julio de 2017

EE UU eleva la presión sobre Pekín al enviar un destructor a las disputadas islas del mar de China

EE UU eleva la presión sobre Pekín al enviar un destructor a las disputadas islas del mar de China



El Gobierno chino considera el movimiento naval una provocación política y militar



J.M.AHRENS


Washington 3 JUL 2017 - 06:00 CEST



El destructor USS Stethem llega al puerto de Shanghai en 2015.

El destructor USS Stethem llega al puerto de Shanghai en 2015. AFP

Los días de la “gran amistad” empiezan a evaporarse. Tras el corto idilio surgido entre los presidentes EEUU y China en su reunión a principios de abril en Mar-a-Lago, la Casa Blanca ha vuelto a la presión directa y sin tapujos para que Pekín frene la carrera nuclear de Corea del Norte. 

Primero fue una advertencia en Twitter de Donald Trump, después la sanción a un banco chino por sus operaciones con el régimen de Pyongyang, luego la venta de armas a Taiwán, y este domingo el envío de un barco de guerra a Tritón, un minúsculo enclave perteneciente al avispero territorial de las Islas Paracelso, en el mar de China Meridional.


El lugar, tomado por Pekín en 1974 y que alberga un pequeño helipuerto, sirve de puesto de avanzada chino, pero su soberanía es reclamada por Vietnam y Taiwán. Un punto de enorme tensión, al que el destructor USS Stethem, armado con misiles guiados Tomahawk, se aproximó hasta una distancia de 12 millas náuticas, justo en el límite de las aguas territoriales.

La amenazadora maniobra, la segunda de este tipo desde mayo, desató una inmediata respuesta. Al envío de barcos y aviones, Pekín añadió una dura declaración. “Es una seria provocación militar y política. Las Islas Xisha [nombre chino de las Paracelso] son una parte inherente del territorio chino. Estados Unidos, que está espoleando los problemas en la zona, marcha en dirección opuesta de aquellos países en la región que aspiran a la estabilidad, la cooperación y el desarrollo”, señaló en un comunicado.

Aunque la Marina estadounidense ha declarado que se trata de una operación prevista desde hace semanas y que no responde a ningún tipo de presión, es difícil no considerar el movimiento naval  como una advertencia. Como ha demostrado en las últimas semanas, Washington no dejará respirar al régimen chino hasta que obligue a Pyongyang a frenar su alocada carrera armamentística. Una petición que Trump ha convertido en eje de su política con China y que, sin haber generado aún un conflicto mayor, alimenta una escalada que ha incluido capítulos tan dolorosos para Pekín como la venta a Taiwán de 1.420 millones de dólares en armamento, incluidos radares, misiles y torpedos.

En esta línea de hostigamiento, la maniobra del destructor se desarrolló horas antes de que Trump mantuviese una conversación telefónica con el presidente chino, Xi Jinping, y a los pocos días de su encuentro en la cumbre del G-20 en Hamburgo. La señal es clara. Los buenos tiempos con China están tocando a su fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario