Páginas vistas en total

sábado, 22 de julio de 2017

Todos los presidentes vivos en Perú, o son ladrones o enfrentan cadena perpetua por crímenes, así que el arresto de uno o varios solo genera indiferencia. (aunque el 90% sabe que son culpables.)// POR SIMEON TEGEL encontrado en americasquarterly.org

Todos los presidentes vivos en Perú, o son ladrones o enfrentan cadena perpetua por crímenes, así que el arresto de uno o varios solo genera indiferencia. (aunque el 90% sabe que son culpables.)

La detención de un ex presidente levantó pocas cejas en Perú. ¿Que esta pasando?

http://americasquarterly.org/content/humalas-detention-raised-few-eyebrows-peru-whats-going?utm_content=buffer107e8&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer


POR SIMEON TEGEL | 21 DE JULIO DE 2017


Con sus cuatro últimos presidentes que luchan por cargos de corrupción o por servir, la verdadera pregunta de los peruanos es si su poder judicial está a la altura de la tarea monumental que tiene ante sí.



Pacific Press / Europa Newswire
38 6
LIMA.- En la mayoría de los países, el arresto de un ex jefe de Estado por acusaciones de corrupción provocaría alboroto. En el Perú, la detención preventiva del ex presidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia se ha enfrentado con algo de un encogimiento de hombros colectivo.  

El país ha estado aquí antes. Recientemente. De los tres predecesores de Humala entre 1990 y 2011, uno está en la cárcel con una sentencia de 25 años por delitos graves, incluyendo el robo masivo de cofres públicos, un segundo es acusado de que recibió $ 20 millones en sobornos y un tercero también bajo delincuencia Investigación para posible injerto.  

Los dos últimos problemas legales son resultado directo del mega escándalo de corrupción de Odebrecht, que ha sacudido a Perú más que cualquier otro país fuera de Brasil. El gigante de la construcción con sede en Sao Paulo ha ganado contratos públicos por un total de $ 25 mil millones aquí en las últimas tres décadas. Ahora está emergiendo la compañía favorecida a través de sobornos y otros regalos con numerosos funcionarios de alto nivel para hacerlo, presuntamente incluyendo a Humala, sus dos predecesores inmediatos y varios otros políticos peruanos VIP.  

Esa caja de revelaciones de Pandora ha llevado a la parálisis de la construcción de un gasoducto de $ 7 mil millones por la firma brasileña de ingeniería. En términos más generales, se prevé que el "efecto Odebrecht", incluyendo la pérdida de confianza de los inversionistas, combinada con las desastrosas inundaciones provocadas por El Niño a comienzos de este año, supere el 1,5 por ciento del crecimiento del PIB peruano en 2017.

El creciente escándalo también ha puesto en primer plano a las instituciones jurídicas perjudicadas por el Perú, y muchos están preocupados porque los jueces o fiscales parciales o débiles no lograrán igualar la justicia.

La detención de Humala sigue siendo popular entre el público, con un 79 por ciento de respaldo, pero polémica entre los expertos legales, a pesar de pruebas aparentemente fuertes documentales en su contra. La actriz de izquierda se convirtió en socialdemócrata y Heredia fue acusada de recibir 3 millones de dólares en contribuciones de campaña de Odebrecht en 2011 y una suma no revelada de Venezuela en 2006.  

El juez en el caso estaba preocupado de que el par se inmiscuyera en la evidencia si hubieran permanecido libres. Las cintas de audio del círculo íntimo de Humala, recientemente publicadas por medios de comunicación peruanos, parecen confirmar que compró testigos en un caso separado, en el que fue acusado de ordenar ejecuciones extrajudiciales mientras servía como capitán de ejército en una remota base amazónica en los años noventa. Heredia también es acusada de fingir una muestra manuscrita.  

"La detención me parece polémica porque Humala siempre asistió a todas las audiencias judiciales a las que fue citado y no intentó salir del país", dijo a AQ Heber Joel Campos, profesor de derecho constitucional en la Pontificia Universidad Católica del Perú .  

El arresto de Humala se produce cuando Alejandro Toledo, presidente centrista de 2001 a 2006, se enfrenta a la extradición de su casa en California, acusado de acusar a Odebrecht de sobornos por aprobar su propuesta de construir secciones de la autopista Interoceánica, atravesando el Amazonas y los Andes al Pacífico .  

La gran pregunta ahora es si los fiscales muestran la misma energía en su búsqueda de los dos principales rivales políticos de Toledo y Humala, en particular Alan García, quien fue presidente entre ambos, y Keiko Fujimori, quien fue finalista presidencial en 2011 y 2016 Y ahora lidera el mayor partido en el congreso de Perú.  

Según testimonio de Marcelo Odebrecht, el jefe encarcelado del gigante de la construcción, su compañía dio efectivo a todos los candidatos políticos importantes en Perú, incluyendo Fujimori y García. A pesar de ello, los fiscales peruanos han mostrado poco interés en cuestionar más a Odebrecht.  

Tanto Fujimori como García tienen forma en las estacas de corrupción.  

Fujimori es la hija de Alberto Fujimori, presidente encarcelado de los años noventa cuyo régimen de extrema derecha terminó en ignominia en medio de acusaciones de cleptocracia, escuadrones de la muerte y manipulación de votos. Sus propias finanzas personales y de campaña han sido durante mucho tiempo el tema de muchas preguntas sin resolver.  

La primera desastrosa presidencia de García en la década de los ochenta terminó en hiperinflación y numerosos escándalos de injerto, mientras que su segundo, de 2006 a 2011, fue afectado por el caso de los narco-perdices en el que los reprieves presidenciales fueron vendidos a cientos de narcotraficantes condenados. Varios de los ayudantes de García fueron encarcelados, pero los fiscales dictaminaron que el presidente no había estado involucrado, una decisión que recibió un escepticismo generalizado.  

Él también bajó la cortina en ese segundo período en el cargo mediante la construcción de una imitación de resina de poliéster de 120 pies de la estatua de Cristo Redentor de Río con una donación pública de Odebrecht como un agradecimiento a él por otorgar a la empresa $ 2 mil millones de negocios.  

El Poder Judicial es considerado como la institución más podrida del Perú, mientras que muchos consideran a los fiscales como sumamente parciales. Los partidos políticos de Toledo y Humala se han derrumbado, sin un solo miembro del Congreso entre ellos. Eso los hace mucho más vulnerables que Fujimori, que ejerce una mayoría en la legislatura de cámara única, o García, cuya creación de redes en todo el sistema legal es legendaria.  

Sin embargo, una persona que cree que los fiscales necesitan espacio para llevar a cabo su trabajo es José Ugaz, el abogado peruano que ayudó a derrocar a Alberto Fujimori y ahora dirige Transparencia Internacional. "No creo que haya un motivo político allí", dijo Ugaz sobre el trabajo de los fiscales hasta ahora.  

Los peruanos sólo pueden esperar que tenga razón.  

-

Tegel es un periodista radicado en Lima, Perú

No hay comentarios:

Publicar un comentario