Páginas vistas en total

jueves, 6 de julio de 2017

Reporte de guerra en Mali entre Francia y las insurgencias yihadistas. Ansar Dine, Al Queda en el Magreb Islámico (AQIM), Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (Mujao), Signed in Blood Battalion”, Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad.

Reporte de guerra en Mali entre Francia y las insurgencias yihadistas.  Ansar Dine, Al Queda en el Magreb Islámico (AQIM), Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (Mujao), Signed in Blood Battalion”, Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad.

¿Por qué hay una monja colombiana secuestrada por Al Qaeda?

http://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/por-que-hay-una-monja-colombiana-secuestrada-por-al-qaeda-articulo-701392

El Mundo


4 Jul 2017 - 10:00 PM
Redacción El Mundo
La religiosa colombiana terminó siendo víctima, en Malí, de un conflicto ajeno, lleno de actores enfrentados, al que la comunidad internacional le ha sacado el quite.




El presidente de Francia se reunió en Bamako, capital de Malí, con sus homólogos de los países del G5 de Sahel. / AFP


Gloria Cecilia Narváez, integrante de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, es acusada por Al Qaeda de “despojar a los musulmanes de Malí de sus creencias y reemplazarlas por falsedades”. Eso dice el video presentado como prueba de supervivencia. Pero, cuando se trata de Al Qaeda, las razones de cada uno de sus movimientos suelen ser más complejas que sus enunciados.

La publicación coincidió con la llegada a Malí del presidente francés Emmanuel Macron, quien programó una visita para reunirse con los jefes de Estado de los países del G5 del Sahel. El grupo incluye a Malí, Chad, Mauritania, Nigeria y Burkina Faso.

Dentro de los rehenes presentados en el video de 16 minutos, también se encuentra Sophie Petronin, ciudadana francesa, que fue retenida en diciembre, mientras trabajaba en un programa para combatir la desnutrición infantil. Macron se comprometió a “poner toda su energía” en erradicar a los secuestradores, a quienes llamó terroristas y asesinos.

Algunos de los rehenes fueron secuestrados años atrás y algunos fueron secuestrados recientemente. Es el caso de la colombiana, quien fue retenida en febrero, mientras trabajaba como misionera en una parroquia. Retener a algunos por mucho tiempo, mientras que otros son liberados con prontitud, es, según BBC news, una muestra de que Al Qaeda depende financieramente del dinero que dejan los rescates.

Además, el video se publica como un recordatorio de la influencia de Al Qaeda en la región, donde son varios los actores implicados en el conflicto. Reivindicarse como el más poderoso en ese mar de rebeldes, resulta muy importante. Este es un país teóricamente secular, aunque, en la práctica, más del 90 % de la población es musulmana. Históricamente, estuvieron lejos del fanatismo islamista, pero el panorama se transformó de la mano de los esfuerzos de Al Qaeda por extender sus células en distintos lugares del mundo.

Hay cinco grupos islamistas que controlan el país: 

el primero es Ansar Dine, que dice que su objetivo es promover la ley islámica y defender la fe. 
El segundo es Al Queda en el Magreb Islámico (AQIM). Surgió en los años 90, durante la Guerra Civil de Algeria y ha sido exitoso en reclutar integrantes nuevos de Mauritania, Marruecos, Nigeria y Senegal.

El tercero es el Movimiento para la Unidad y la Yihad en África Occidental (Mujao), una disidencia de AQIM, famosa porque en 2011 secuestró tres trabajadores españoles e italianos en el pueblo de Tindow. AQIM le ayudó a Ansar Dine y a Mujao a consolidarse en ciudades del norte en 2012.

El cuarto se hace llamar “Signed in Blood Battalion”, una rama de AQIM, comprometida con asuntos de corte internacional. Su objetivo, dicen, es una yihad global.

Finalmente, el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad, que defiende la lucha independentista de la comunidad Tuareg, fue el que puso la última gota en este coctel de intereses diversos. Los taureg denunciaron una marginación histórica y emprendieron un movimiento separatista, que recibió el apoyo de los grupos islamistas y se consolidó al calor de la guerra libia.

El alzamiento taureg provocó un golpe de Estado, que acabó con el mandato del presidente de Malí, Amadou Toumani Touré. El país quedó así en una crisis política, producto del vacío de poder, que fue comparada con el proceso de descolonización de los franceses, en 1960. Los grupos islamistas aprovecharon el caos para crecer territorialmente. La población civil ha denunciado sistemáticamente violaciones a los derechos humanos.

El golpe de Estado fue entonces el incentivo para que Francia y la ONU tomaran la decisión de intervenir meses después. Se crea Minusma (Misión Multidemensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí). El nombre es largo, pero la eficiencia es poca. Más de 12 mil cascos azules fueron enviados con el objetivo de proteger a los civiles y negociar con actores importantes, negociaciones que promovieran la estabilización política. El 90 % de ellos, según la ONU, fueron desplegados en el norte, justamente donde se encuentran los islamistas.

Sin embargo, actualmente, esta es la misión de paz más peligrosa de la ONU. Desde 2013, la Minusma ha sufrido más de 100 bajas.

Durante su visita a Bamako, capital del Malí, Macron reconoció que el 50 % de su presupuesto en “cooperación, seguridad y defensa es puesto al servicio de esta intervención militar. El presidente se comprometió, este año, a proporcionar 70 vehículos tácticos y apoyo operacional. “Es un esfuerzo equivalente a más de ocho millones de euros hasta finales de año”, dijo.

Aunque en teoría Francia estaría apoyada por otras potencias en su tarea de luchar contra los yihadistas de Malí, la verdad es que ha estado bastante sola en el proceso. Para Francia es especialmente peligroso que los grupos islamistas expandan su control hacia el sur y terminen por desestabilizar otros países de África Occidental. Nigeria, en particular, resulta ser un tesoro, pues es su principal fuente de uranio es vital para su industria nuclear.

En medio del caos, Cecilia Narváez resultó secuestrada. El Gobierno colombiano hizo, aparentemente, lo único que podría hacer: exigir, desde Colombia, su liberación.

 creo es Niger y no Nigeria. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario