Páginas vistas en total

miércoles, 10 de mayo de 2017

Las llamas de la guerrilla Naxalita (maoísta) en la India cumplen sus bodas de oro. Segun la wikipedia un estudio del periódico The Times of India, 58% de las personas tienen una percepción positiva de la guerrilla, contra sólo el 19% para el gobierno.// por Nandini Sundar encontrada en Aljazeera.


Las llamas de la guerrilla Naxalita (maoísta) en la India cumplen sus bodas de oro. Segun la wikipedia un estudio del periódico The Times of India, 58% de las personas tienen una percepción positiva de la guerrilla, contra sólo el 19% para el gobierno.



Sin final a la vista para el conflicto maoísta sangrienta de la India

http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2017/05/sight-india-bloody-maoist-conflict-170508120738882.html

10 de mayo 2017 

La India afirma que los maoístas están en camino, pero las quejas que dieron origen al conflicto no son contestadas.

La gente se reúne para presentar sus respetos al lado de un ataúd que contenía el cuerpo de un oficial de la CRPF, que fue muerto en una emboscada maoísta en la India en abril [Sanjay Baid / EPA]


La gente se reúne para presentar sus respetos al lado de un ataúd que contenía el cuerpo de un oficial de la CRPF, que fue muerto en una emboscada maoísta en la India en abril [Sanjay Baid / EPA]La gente se reúne para presentar sus respetos al lado de un ataúd que contenía el cuerpo de un oficial de la CRPF, que fue muerto en una emboscada maoísta en la India en abril [Sanjay Baid / EPA]


por Nandini Sundar

Nandini Sundar es profesor de sociología en la Facultad de Economía de Delhi, la Universidad de Delhi.

El mes pasado, 25 soldados paramilitares de la Policía Central de Reserva de la India (CRPF) murieron en una emboscada maoísta en el distrito Sukma del estado central de Chhattisgarh del país. 

Como era de esperar, la media indignación que siguió al ataque, las soluciones ofrecidas por los expertos de seguridad y la declaración emitida por los maoístas  tenía un fuerte sentido de deja vu.

Los rebeldes de izquierda, o naxalitas como se les conoce popularmente, han estado activos en la división de Bastar del estado de Chhattisgarh, que encapsula el distrito Sukma, desde hace más de tres décadas . Ellos han estado tomando hasta cuestiones de derechos sobre la tierra y los bosques de los indígenas o adivasis, manteniendo fuera las empresas mineras, y el establecimiento de un estado casi paralelo. En la última década, sin embargo, la guerra entre ellos y el gobierno de la India ha intensificado, desde que el gobierno patrocinó Salwa Judum , un movimiento vigilante destinado a despoblar la región y obligando a los aldeanos en campos.  

En abril de 2010, 76 hombres de la CRPF fueron emboscados y asesinados por los maoístas en el mismo tramo del distrito Sukma. Más recientemente, en marzo de este año, los rebeldes maoístas mataron a 12 hombres paramilitares después de una emboscada a su convoy. También ha habido varias muertes sin marcar entre los cuadros maoístas en los últimos años. Pero, sobre todo, ha habido continuos asaltos, implacables en la vida y los derechos humanos de los pobladores indígenas de la región.

Las agresiones a los derechos humanos de los adivasis


Corresponsal de Al Jazeera: guerra silenciosa de la India (47:54)

En marzo de 2011, las fuerzas de seguridad quemaron al menos 300 viviendas en tres aldeas en Bastar, un ataque brutal en el que tres hombres murieron y tres fueron violadas las mujeres. Y esto no era la primera vez que estos pueblos indígenas fueron reducidos a cenizas: En 2007, los hombres del movimiento vigilante Salwa Judum patrocinada por el Estado, que incluía a miembros de las fuerzas de seguridad, habían quemado los mismos pueblos.

A día de hoy, los aldeanos en la división de Bastar de Chhattisgarh son vidas de miedo desesperada viviendo. En primer lugar, están bajo la presión de las operaciones de peinado sufridas. Los agentes de seguridad captan hombres que dormían en sus casas o ocupándose de sus negocios en el mercado. Afirman que estos hombres confesó ser naxalitas y se rindieron a las fuerzas de seguridad. Los datos del gobierno, sin embargo, revela que de las 1210 personas que se "rindieron" en Bastar en 2016, sólo algunos tres por ciento se han clasificado  como real naxalitas.

Leer más: rebeldes maoístas de la India - Un explicador

Las mujeres indígenas también están sujetos a la presión del gobierno y que a menudo son golpeados brutalmente por tratar de resistir a los ataques de las fuerzas de seguridad. De la India Comisión Nacional de Derechos Humanos  reconoció que entre noviembre de 2015 y enero de 2016, las mujeres indígenas en Chhattishgarh sufrieron tres principales incidentes de violación en grupo de masas y asalto físico a manos de las fuerzas de seguridad.

Más recientemente, el 2 de abril de 2017, una niña de 14 años de edad, fue agredida sexualmente en su casa en un pueblo Sukma por los hombres de CRPF. Después de pasar tres días bajo custodia policial, se vio obligada a retractarse de su declaración - que ni siquiera se le permitió reunirse activistas de los derechos de las mujeres que estaban tratando de ayudarla a presentar una queja.

Pero la gente de Bastar no sólo están sufriendo a manos de las fuerzas de seguridad. Por su parte, los rebeldes maoístas parecen haber dado vuelta hacia el interior en su base campesina, matando y amenazando cualquier informantes potenciales.

Es cierto que la huella maoísta ha reducido considerablemente desde su pico en 2008-9, que muchos altos dirigentes del movimiento han sido detenidos o muertos, y la simpatía del público está disminuyendo, pero para un movimiento que celebra sus bodas de oro este año, el condiciones que dieron lugar a una sensación de privación y la injusticia no han cambiado.


Teniendo en cuenta este movimiento de pinza tanto de las fuerzas del Estado y los maoístas, no es de extrañar que la población local no está dispuesto a proporcionar información de inteligencia sobre emboscadas inminentes.

El camino a seguir

Cada vez que hay un ataque importante, la seguridad de la India establecimiento habla de la necesidad de mantener los procedimientos operativos estándar, a enviar más soldados sobre el terreno, para cubrir las vacantes en las fuerzas policiales estatales y así sucesivamente.

Después de la última emboscada en abril, los maoístas se hicieron con AK-47, bajo el cañón lanzagranadas, LMG, insas, rifles de asalto AKM, aparatos de radio, binoculares, chalecos antibalas, revistas AK y municiones - una indicación de la clase de armamento que está siendo desplegado en contra de ellos.

Cada pocos años, el ministro responsable de la seguridad interna anuncia que los maoístas son en su salida y que en un simple par de años el conflicto se va a llegar a su fin. Chidambaram, India, ex ministro del Interior 's, dijo esto en 2010 y Rajnath Singh, el ministro de vivienda actual, está diciendo ahora en 2017. Sólo las etiquetas del partido han cambiado, desde el Congreso para BJP.

Es cierto que la huella maoísta ha reducido considerablemente desde su pico en 2008-9, que muchos altos dirigentes del movimiento han sido detenidos o muertos, y la simpatía del público está disminuyendo, pero para un movimiento que celebra sus bodas de oro este año, el condiciones que dieron lugar a una sensación de privación y la injusticia no han cambiado.

De hecho, la situación ha empeorado mucho para los aldeanos, con escuelas, centros de salud, mercados semanales, todas las bajas se convierten de la guerra, y el deterioro de los niveles de nutrición bruscamente. Incluso si el movimiento es aplastado militarmente en un futuro próximo, no hay palabra que no encontrará seguidores dispuestos de nuevo.

EN IMÁGENES: corazón Maoísta de la India

El gobierno de la India tiene un montón de recursos que puede utilizar para crear un mecanismo alternativo para terminar el conflicto. En primer lugar, hay una constitución que puede proporcionar para el bienestar de los adivasis o tribus si se implementa.

Además, el gobierno tiene un historial de éxito de las conversaciones de paz con el Frente Nacional Mizo secesionista en Mizoram. Hay ejemplos internacionales de los acuerdos negociados entre guerrillas ala izquierda y el gobierno, y una comunidad activa de los derechos humanos, que en el pasado ha mostrado un deseo de mediar en las conversaciones entre el gobierno de la India y los maoístas. Incluso el Tribunal Supremo de la India ha invocado el ejemplo de las conversaciones de paz de Colombia mientras se escucha peticiones relacionadas con violaciónes de derechos humanos que en Chhattisgarh.

Por desgracia, hay más dinero que se hará en la guerra que en la promoción de la paz. 



Nandini Sundar es profesor de sociología en la Facultad de Economía de Delhi, la Universidad de Delhi. Ella es el autor de El bosque en llamas: Guerra de la India en Bastar, publicado por la prensa de Juggernaut en 2016. 

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Al Jazeera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario